Turbulencias en vuelo

Este uno de los miedos y dudas más comunes por los pasajeros antes y durante un vuelo. Las turbulencias son muy habituales (no dejan de ser molestas, obviamente), pero con algunos recaudos, casi no deberían preocupar a nadie.

Para resumir, podríamos decir que las turbulencias son los cambios de dirección y velocidad del aire. El avión, al moverse dentro de una masa de aire, puede ser afectado por estos cambios.

Causas de las turbulencias

Según su intensidad y causa, las turbulencias tienen distintas clasificaciones:

Turbulencias térmicas: Son las provocadas por diferentes temperaturas. El sol calienta la tierra, y esta calienta el aire que la rodea. Este aire se eleva y hace que no sea homogéneo. Como también, en zonas donde hay agua, este aire sea más frío. Por ello, todos estos cambios generan inestabilidades térmicas que le dan el nombre a esta causa.

Turbulencias mecánicas: Son las producidas cuando el flujo de aire se ve afectado por un obstáculo. Este puede ser natural o artificial. Dentro de esta clasificación encontramos la turbulencia de onda de montaña, en donde el aire tiene que subir al encontrarse con la misma y se enfría, y, luego, por diferencia de presión, baja “del otro lado” provocando estas ondas.

– Otro ejemplo de este tipo de turbulencias es cuando a baja altura (normalmente en despegues y aterrizajes) los edificios provocan un desorden de este flujo de aire provocando turbulencias mecánicas. Es algo bastante común en los aterrizajes en Aeroparque (Buenos Aires) cuando el viento viene del oeste (de la ciudad).

– O bien, al aterrizar en Ushuaia cuando hay viento norte y viene turbulento por las montañas de ese sector.

Turbulencias asociadas a tormentas: Las nubes y áreas de tormentas tienen aire ascendente y descendente que cambia rápidamente la intensidad del viento provocando movimientos, lógicamente son zonas que se evitan.

Turbulencia de estela (Wake turbulence): el avión también es un obstáculo al flujo de aire, y es por esto que al moverse va desplazando aire y genera este tipo de turbulencia que afecta a los aviones que vienen detrás. Esto varía según el tamaño del avión, es decir, si el avión que viene detrás es más chico que el que generó la turbulencia se verá más afectado. Si es igual o más grande en tamaño, lo afecta en menor medida.

Turbulencia en aire claro: Es una de las turbulencias más famosas con su acompañante “pozos de aire”. Es una turbulencia que no puede ser anticipada y puede suceder en los encuentros de corrientes de aire con presiones distintas.

Acá podemos observar cómo el radar muestra distintos fenómenos: desde tormentas, granizo, y turbulencias que se asocian a estas variables.

Tipos de intensidad

Turbulencia ligera: Movimientos leves del avión, que no requieren suspender el servicio.

Turbulencia moderada: Algunos cambios en altura y actitud del avión. Los objetos sueltos se desplazan y suele ser difícil moverse y caminar por los pasillos.

Turbulencia severa: Cambios bruscos de altura y actitud. El control del avión puede perderse por pequeños momentos y los objetos sueltos y las personas sin el cinturón se mueven muy bruscamente con posibilidad de lastimarse.

Zonas de montaña: asociadas a turbulencias mecánicas de onda de montaña.

¿Pueden evitarse las turbulencias?

Hay algunas formas de prever algunos tipos de turbulencias, y siempre se tratan de evitar. Principalmente, por confort de los pasajeros, ya que mayormente no generan ningún peligro para el desarrollo del vuelo.

En el plan de vuelo a realizar, una de la información que se provee es un pronóstico de turbulencia mediante una escala de intensidad. Esto sirve para ver qué nivel de vuelo utilizar (volar más alto o más bajo) y así tratar de evitar los niveles de mayor intensidad.

Otra manera para evitar turbulencias son los informes que hacen otras aeronaves. Cuando uno se encuentra con un área o nivel con turbulencia informa al control para que avise a las aeronaves que vienen detrás y ayudar a que las mismas la eviten.

Los radares meteorológicos muestran zonas de turbulencia asociadas a zonas de tormentas, y también se evitan estas áreas de esta manera.

El cruce de la Cordillera de los Andes puede ser sector de algunas turbulencias.

¿Qué se hace cuando se encuentra un área de turbulencia?

Para el pasajero es quedarse sentado con el cinturón abrochado y esperar a que pase. De esta manera no va a representar ningún peligro en absoluto y se va a cuidar uno y al otro.

El piloto, generalmente, primero disminuye la velocidad, coloca una potencia específica para pasar zonas de turbulencia, y como otra posibilidad, se puede cambiar de nivel, que muchas veces disminuye o detiene la misma.

Algo fundamental, y que puede sonar gracioso decirlo, es que los aviones no se van a desarmar por una turbulencia. Están extremadamente y por demás preparados para afrontarlas.

Como dijimos, si uno viaja con el cinturón de seguridad no va a ser peligroso para nada pasar alguna zona de turbulencia. Es muy importante, y como consejo, tener el cinturón colocado cada vez que uno se sienta. Aunque sea flojo, es importante tenerlo, siempre.

Esperamos que les haya servido la info sobre este tema, ya que suele ser el más recurrente en temores a volar, y que no es otra cosa que un poco de incomodidad.

Cualquier comentario o duda sobre vuelos y aviones los leemos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *