Reveillon en Copacabana

Hace ya algún tiempo que hemos decidido dejarnos libre las fechas de navidad y/o año nuevo con el fin de poder pasarlo viajando. Dejarnos libre porque en general durante las fechas festivas del año (cumpleaños, bautismos, etc.) no podemos alguno de los dos estar por trabajo y hay que tomar las riendas de lo que uno desea realmente festejar y pasar juntos. Este es nuestro momento.

Es por todo esto que ya hemos pasado varios fines de año en viaje, con la idea de pasar momentos en familia, juntos en lugares desconocidos, y vivir la magia que recorre las calles de cada ciudad del mundo. Recibimos el 2015 en Río de Janeiro, el 2016 en Roma y el 2017 en Madrid. Este año será festejo doble y pasaremos navidad y año nuevo en Paris.

Pero no estamos aquí ahora para hacer un listado de sitios a los que hemos ido, sino focalizarnos en nuestro fin de año en Río de Janeiro, una fiesta única conocida como Reveillon.

¿Qué es esto? Es la fiesta de fin de año que se organiza en la playa de Copacabana para recibir al año siguiente, en una noche que contempla fuegos artificiales de los más increíbles que verás en cualquier lugar y la presencia de más de dos millones de personas. 

Consejos para vivir esta fiesta y no colapsar organizando

– Saca el pasaje con muchísima anticipación. Es decir, sacarlos con varios meses antes para poder atrapar promociones o viajar a algún otro destino de Brasil cercano y luego ir a Río. Esto te hará ahorrar bastante dinero.

– Para hospedarte también, como todo en este evento, es recomendable buscarlo con tiempo y conviene buscar alojamiento en departamentos o zonas más alejadas para encontrar precios razonables: ejemplos como Ipanema, al lado de Copacabana; Leblon, Barra da Tijuca, y Botafogo, más al este.  Los hoteles de Copacabana aumentan los precios por noche considerablemente entre el 29 de diciembre a 1 de enero.

La tradición

– El Reveillon se caracteriza por la gente vestida de blanco, como un llamado a la prosperidad, y las ofrendas de flores e inciensos que se hacen sobre la playa. Estas ofrendas son para la diosa afro-brasileña Yemanja: diosa del agua. Después de esto, estén atentos porque a las 12 hay que correr hacia el agua y saltar 7 olas pidiendo un deseo en cada salto. Cabe aclarar que nos empapamos porque todos saltábamos al mismo tiempo y nos salpicábamos!

Visitar los sitios típicos a fin de año

– Si vas a quedarte unos días después en Río, es mejor visitar los sitios emblemáticos de la ciudad luego de año nuevo, es decir, ya en enero. Hay menos gente y tendrás menos tiempo de filas y gentío. Si no podes hacerlo porque te vas para otro sitio, reservá las entradas online con anticipación. 

PAN DE AZUCAR: http://www.bondinho.com.br/es/home/

CRISTO REDENTOR:  http://www.tremdocorcovado.rio/informacion-general.html

-Ten en cuenta que el 1 de enero Copacabana está casi cerrada en su totalidad, así que será difícil hacer compras, pero NO cierran ni el pan de azúcar, ni el Cristo Redentor. Esto si queres ir en bus y por tu cuenta, si es con una agencia turística debes consultar individualmente.

Los sitios turísticos abren todos los días de fin de año y siguientes, aunque pueden tener horarios y entradas limitadas, por eso es mejor chequear las páginas oficiales.

Otra opción para cenar ese día y no gastarse un dineral

– La cena de fin de año: aquí viene el tema que al menos para los argentinos que estamos acostumbrados a grandes comidas de festejo será duro afrontar. Es simple, si lo haces con tiempo podes reservar una mesa con menú fijo en los bares de la rambla de Copacabana, en hoteles de la costa y en los restos, promedian los 200 dólares por persona

Pues bien, este gasto no estaba en nuestros planes, sino que nuestra idea era vivir la tradición tal cual nos la habían contado sin gastar una fortuna de dinero. Pasar año nuevo literalmente en la playa. Así que eso hicimos, compramos sándwiches y bebidas, todo lo que quisimos consumir, y nos fuimos a comer a la playa. 

Sobre la costa abundan las heladeritas y la gente comiendo en la arena. Cada tanto pasan vendedores ambulantes de bebida, aunque los precios van subiendo mientras se acerca la medianoche.

Seguridad y cuidados

– Otro tema a tener en cuenta es la seguridad. Días previos a la fiesta el operativo comienza a montarse sobre la costa, con ambulancias, baños químicos y mucha policía. Ese día, como en todo agolpamiento de gente, debes tener precaución de no salir con objetos muy valiosos y de estar atento a tus pertenencias. La gente camina de a millones y en la calles puede no haber tanto espacio libre para estar caminando. Ir preparado para esto y para saber que es realmente una fiesta única.

Cuando llegan las 12 de la noche y llega la magia

Estábamos ahí sentados en la playa cuando empezaron a quedar pocos minutos y un proyector reflejó la hora sobre la pared del hotel Copacabana Plaza. Unos números bien grandes recordaban segundo a segundo cuánto faltaba. La emoción ya estaba a flor de piel!

Cuando faltó un minuto las más de dos millones de personas se pusieron de pie, las copas, vasos, botellas altas para esperar el conteo final. No sé los números en portugués, pero Emi sí, y un poco sabíamos por dónde iba mientras entre la multitud buscábamos los números en la pared. A las 12 un grito inmenso e inconmensurable pronunció: Feliz ano Novo ! Ya estábamos del otro lado del calendario, del tiempo y de la historia. Corrimos como un impulso hacia el agua para saltar y en ese instante los cruceros, ya posados sobre la costa, anticipaban con reflejos el increíble show de fuegos artificiales.

Sobre varias tarimas y en el medio de la costa los fuegos comenzaron a subir, 20 minutos habrá durado, el cielo iluminado. Fueron los fuegos artificiales más increíbles que pudimos ver. Caían como ramas sobre nosotros y todo el mar nos acompañaba con barcos, brindis y abrazos.

Después del show, y ya pasada la medianoche, la fiesta continuó en la playa. Ahí comenzaba el descontrol por el movimiento de gente. Nos quedamos varias horas sobre la costa tomando algo, caminando y disfrutando un año nuevo único y sin dudas recomendable de vivir.

Este año y en unos días nos espera París. Ya les contaremos qué nos depara para las fiestas la ville lumiere et la societe francaise.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *