Cómo visitar el Campo de Concentración de Dachau

Cómo llegar y algunos datos del lugar

A 13 km de Múnich se encuentra el Campo de Concentración y Exterminio de Dachau. Fue construido en 1933 y fue el primer campo de concentración y exterminio alemán que se convertiría en modelo de los demás. En un principio se abocó a la prisión de políticos, aunque con el tiempo fueron más de 200 mil personas las que pasaron por allí, de diferentes culturas y religiones, en su mayoría judíos.

Es conocido este campo por haber sido experimental en varios aspectos: experimentos médicos, psicológicos y físicos que pusieron a prueba el horror más grande de la humanidad.

El campo fue liberado el 29 de abril de 1945.

La forma que te recomendamos de recorrerlo es con una audio-guía. Cuesta unos 4€ y lo reservas una vez que llegas. También podes hacer una visita con una guía en persona que te acompañará en todo el recorrido y se reserva en el lugar.

– Para viajar te conviene comprar un pase diario de “todo transporte” de 8€ para amortizar el gasto y te sale, además, más barato que pagar cada pasaje por separado.

– El campo abre de 9-17 hs y es gratuito. La visita completa del lugar toma unas 3 horas.

– Para ir tenés que tomar el tren S-Bahn desde la estación central Hauptbahnhof hacia Dachau. Dura 15 min. el viaje. Una vez en Dachau, hay que tomar el bus 726 hacia Saubachsiedlung. Es poco tiempo de viaje, unos 5 minutos más y el bus va anunciando las paradas.

Cómo realizar la visita al campo

El campo es un museo de memoria y conmemoración a las víctimas y un espacio dedicado a la conservación de la historia y para la promoción de los derechos humanos. Nació a partir de una iniciativa de familiares de Dachau y el recorrido histórico muestra los diferentes espacios de reclusión y cómo era la vida en esto que podríamos llamar un “no lugar”. Entre otros lugares, se recorren los antiguos barracones, las cámaras de gas y los hornos crematorios.

Es un sitio muy fuerte para la historia alemana y de Europa, quizá más bien para toda la humanidad, porque fue uno de los primeros campos en mostrar al mundo lo que había sucedido dentro. En contar lo que el miedo había ocultado tanto tiempo después de la guerra.

INGRESO A LAS LLAMADAS «DUCHAS», VERDADERAS CÁMARAS DE GAS.
BARRACONES Y BAÑOS.
MONUMENTO EN MEMORIA A LOS ASESINADOS EN EL CAMPO.
UNA DE LAS TANTAS TORRES DE VIGILANCIA QUE RODEAN AL SITIO.

Si te interesa la historia y la memoria de los pueblos te recomendamos viajar un día de tu estadía en Múnich a Dachau. Es fuerte sí, pero es el primer campo de concentración del ideario nazi y vale la pena no dejar al olvido las historias truncadas, las vidas que por aquí pasaron. La visita guiada te llevará por un camino de reflexión y con un cierre del recorrido sobre qué significa este sitio y lo sucedido para pensar el presente, para todos los visitantes del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *