Canales infinitos: Venezia

Con sus canales, palacios renacentistas y góticos, con su carnaval, vaporettos y puentes, hay una sensación que la hace única y mágica. Es su ambiente entre siniestro y romántico que nos llevó a conocer una de las ciudades conocidas como «la ciudad que se hunde» y de esas que te dicen que es visita obligada porque en unos años no existirá y será parte de una leyenda urbanística bajo el Gran Canal.

Venezia se encuentra al noroeste de Italia, con salida al Mar Adriático y rodeada de varios canales, conocidos como la Laguna de Venezia, que desembocan en el Gran Canal, el cual atraviesa la ciudad como una gran vena. Su centro histórico ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad y desde sus inicios se destacó culturalmente por su poderío marítimo en el comercio e intercambio de bienes con el antiguo mundo de Oriente. Este intercambio le concedió el tinte artístico y de vanguardia, conocido por la variedad cultural, culinaria y climática.

LLEGAR A VENEZIA

Cuando llegamos…

Al bajar del avión, atrás quedaba nuestro viaje por Praga, ya pudimos sentir cómo la humedad de la ciudad se apoderaba de todo y el agua sería nuestro próximo sostén. Nos perdimos varias veces, desde que bajamos del vaporetto hacia el hotel, pero no éramos los únicos. En el camino preguntamos y nos reíamos de si realmente el hotel existía y nos chocábamos por las calles angostas con los locales de los que colgaban máscaras venecianas. Al rato llegamos, lo encontramos, y subimos al ritmo de las valijas cargadas por unas escaleras frías y húmedas hacia una habitación inclinada en un callejón sin salida.

 TRANSPORTE INTERNO

Una de las mejores opciones para llegar a Venezia es en tren. Tanto el tren rápido nocturno o el clásico de día llegan a la estación Santa Lucía, la principal para cruzar a las islas. Hay conexión de tren con casi todo Italia y las ciudades cercanas.


Nuestra opción para llegar, ya que veníamos de República Checa, fue viajar en avión. Compramos un pasaje low cost con la aerolínea Vueling. Sí, el nombre no era tan conocido en ese momento para nosotros y nos dio desconfianza, pero todo anduvo bien.

    La empresa de tren de alta velocidad en Italia es Flecha Roja, busca info y reserva pasajes en:  www.italiatren.com
    Página de la low cost Vueling: 
www.vueling.com

El Aeropuerto principal de Venezia se llama Marco Polo (sigla VCE) y está a solo 8km del centro, otro, más lejano, pero desde donde operan las aerolíneas low cost, es el Aeropuerto de Treviso (TSF), a 40 km hacia el Norte. Llegamos a este y para ir al centro de Venezia tomamos los famosos buses de ATVO. Para llegar a la isla tomamos el vaporetto, no es un transporte económico, pero es la magia del lugar. No te vayas de Venezia sin subirte a esta plataforma acuática. 

¿QUÉ ES LA PIAZZALE ROMA? 

El último punto de contacto con tierra firme antes de entrar a la gran isla. Desde aquí, y comunicada por el cristalino Puente de la Libertad, es que se enlazan todos los buses y vaporettos hacia un lado u otro.

A la ciudad de Mestre es donde llegan todos los trenes, buses y aviones. Del otro lado del Puente, Venezia te espera solo a pie y sobre agua.


Te recomendamos visitar las páginas oficiales de los transportes para chequear horarios y precios, así podes organizar cómo llegar a tu hospedaje y luego cómo moverte dentro, aunque debes saber que la mayoría lo harás todo caminando. Venezia es una ciudad puramente peatonal. Los autos quedan del lado de Mestre, allí hay estacionamientos para quienes lleguen con vehículos particulares.

    Para buses ATVO visitá:  www.atvo.it
    Para chequear trayectos del vaporetto, ingresá en  ACTV (empresa oficial): 
actv.avmspa.it

Plaza San Marcos y alrededores

En la Plaza San Marcos se encuentran varios sitios emblemáticos de la ciudad y aunque no lo puedas creer es la zona más baja de todo Venezia, así que el agua está más cerca que nunca! En época de crecidas se pueden ver las compuertas de frenado y cómo se inunda todo. Lee sobre esto nuestros tips al final de este post.

En esta plaza se encuentran la Basílica, el Palacio Ducal, el Campanario, la Torre y el MuseoCorrer/Municipal.

El Palacio Ducal se puede visitar por dentro, ya que esconde la terrible y antigua prisión, y en donde los reclusos pasaban por su última instancia de vida a través del Puente de los Suspiros. De allí su nombre y popularidad.

Dentro de la Basílica San Marcos pudimos ver los desniveles e inclinaciones que caracterizan tanto a esta ciudad y sus construcciones. Es posible subir a la cúpula más alta, desde la que se obtiene una vista abierta de la ciudad y toda la Laguna de Venecia. 

PUENTE RIALTO

Elevado en uno de los pasos del Gran Canal, a través de dos escalinatas laterales hacia un arco central romano, este puente es el más antiguo de Venezia. Anteriormente fue de madera y tras varias reparaciones hoy tenemos un puente en piedra del siglo XVI. Se destaca por su arquitectura y durabilidad, siendo uno de los cuatro puentes que conectan al Gran Canal. Tratar de ir en momentos de poca gente es todo un desafío de viaje. 

Cerca del Puente Rialto se encuentra el Mercado del Rialto: frutas, verduras y sabores del lugar. Se lleva a cabo en esta zona desde la antigüedad, siglo XIII, y tiene una zona dedicada a las frutas y otra a los pescados. El mercado abre de martes a sábados desde la mañana temprano hasta el mediodía. No te cuelgues que te quedas sin esta hermosa escena. 

A pesar de que a quienes viajamos y nos andamos moviendo estos mercados no resulten del todo útiles para comprar comida, si te alojas en un departamento no podes dejar de probar estos pescados frescos de la zona, o bien probar alguna fruta mientras sigues de paseo. 

Además, en los alrededores del Puente Rialto hay puestos de pizzas, tanto como para llevar o sentarte a comer. Lo que hemos hecho en varias oportunidades fue comprar para llevar y sentarnos en algún muellecito a comer y descansar. Entre algunos lugares que hemos visitado, te recomendamos llevar pizza de Pizza al Volo y El Ristorante All’Angelo, para comer sentado y más tranqui. 

A partir de las 17 hs el spritz reinará en los bares, definitivamente te recomendamos probarlo, porque no es Italia sin aperitivos al atardecer. Suele incluir alguna comida para picar y se sirve en copones enormes de los que vas a querer que las rondas sigan pasando.


Perdidos por sus calles en un juego de máscaras venecianas

Avergonzándose, Lau, por su familia italiana y el poco dominio del idioma, le preguntó al gondolero: “quanto costa?”. 80 euros el paseo, nos respondió.

Pfff no, empezamos el arte del regateo. Es que el gondolero se aprovechaba de nuestra fascinación por la ciudad y sabía usar sus dotes en lo que atañe al castellano. Una familia numerosa se adelantó en el viaje y, a lo lejos, otro gondolero, sin tanta demanda, se acercó a arreglar con nosotros. 


«40 euros y embarcamos«, le dijimos.

En ese momento nos dimos cuenta que el gondolero era más políglota que cualquier veneciano común y que su arte llevaba siglos en esto. Él conocía a la perfección la ciudad, sus historias y sus secretos. Nos contó que su profesión se obtenía sólo por herencia, y que ahora había una escuela para lograrlo, aunque un examen más que riguroso filtraba a casi todos los que se lo proponían.

Nos llevó por las calles más famosas, por el Gran Canal, y estalló de comentarios futboleros. Conocía bastante nuestra cultura, nos mostró la auténtica Venezia metiéndose, por momentos, en canales fuera de lo planeado. 

Distrito de Dorsoduro

Alejándonos un poco del centro del Gran Canal, y yendo hacia el suroeste de la isla, se encuentra el distrito de Dorsoduro.

Es una zona súper animada, porque están todas las universidades y en donde a la noche hay más movida de bares y salidas por el Campo de Santa Margherita. En esta zona también está la Galería de la Accademia y la Basílica de Santa Maria della Salutte: es una sitio emblemático, ya que se construyó en el siglo XVII para celebrar el fin de la peste; dentro hay pinturas de Tiziano y Tintoretto. Además, notamos que esta basílica tiene una cúpula principal que es posible verla desde todos los puntos de Venezia.

DOGANA DA MAR

Entre las puntas y canales de Venezia llama la atención esta intersección en el Distrito de Dorsoduro, porque es triangular, que abre paso hacia el Gran Canal, en la Cuenca de San Marcos, de forma abierta y sin interrupciones en el paisaje. Al otro lado, se abre el Canal de la Giudecca y en su vértice se encuentra la Basílica de Santa María della Salute que te hemos comentado, y el complejo de la Dogana da Mar, antigua oficina de aduanas que hoy es, además, un centro de arte contemporáneo. 

Distritro de Cannaregio

Si nos dirigimos ahora hacia el norte por el Gran Canal encontramos el distrito de Cannaregio: allí se encuentra el antiguo ghetto judío. Este sitio fue refugio obligado de judíos durante el siglo XV y XVI, y el primero en construirse en Europa. Se pueden ver las diferencias arquitectónicas con el resto de la ciudad y la gran plaza que lo rodea. Hoy allí tan solo viven un puñado de judíos, pero se mantiene intacta su peculiaridad y tonos de barrio con colores y callejuelas dignas de las películas de mercaderes y casanovas.

Visitas cercanas

Si dispones de más tiempo en la isla podes recorrer las visitas cercanas de Venezia que son:
La isla de Burano: famosa zona de casitas de colores. Tomás la Línea LN del vaporetto y en 45 minutos, aproximadamente, llegarás.
La isla de Murano: reconocida por su descubrimiento y fórmula oculta en el trabajo de los cristales. Son típicos los recorridos por fábricas para ver el trabajo histórico del vidrio. También podes llegar en vaporetto (Línea LN) y tomando un bus (41/42).

Tips RBF

– Les recomendamos viajar con mochila, en vez de valija, porque las calles son de las más irregulares de Europa, con escaleritas, pasadizos y puentes, por los que el camino se complica. Además, es más cómodo para subir y moverte en vaporetto o cualquier embarcación. 

– En lo posible evitar el verano pleno para ir a Venezia. Dada la fragilidad de su arquitectura y su humedad, en el verano hay muchos sitios que no cuentan con la ventilación adecuada y/o aire acondicionado.

– El ACQUA ALTA es un momento de crecidas muy fuertes que ocasionan la inundación parcial y temporaria de algunas zonas en Venezia, sobre todo de la Plaza San Marcos, por ser de las más bajas. Esto puede ocurrir entre octubre y enero, si varios fenómenos meteorológicos coinciden. A no preocuparse, ya que sucede todos los años y la ciudad está lista para esto. Botas para los pies, piloto de lluvia y a protegerse de los vientos.

– Si buscas ahorrar un poco de dinero probá las góndolas llamadas TRAGUETTO/TRAGUETTI. Estas son góndolas colectivas, tipo bus, que te cruzan por los canales a un costo mucho más económico, un euro aprox. Para localizar las paradas debes buscar sus casitas de madera bien señalizadas. El servicio suele comenzar a las 9 hs y finalizar a las 21 hs. Tiene parada en los puntos principales de la ciudad. 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *