Belgrado y una borra histórica de café


POR LA RUTA DE LOS BALCANES

Cuando decidimos emprender un viaje que contemplaba parte de la Ruta de los Balcanes, nos preparamos para afrontar ciudades y culturas europeas más lejanas, no tan turísticas como pueden resultar otras, y con muchísima historia detrás, que se reflejaría en la arquitectura, la idiosincracia y dinamismo de cada lugar. Aclaramos, para quienes se quieran embarcar a un viaje por los Balcanes que, en general podes planear reservas antes de salir (sobre todo pasajes y hoteles), pero que hay otras actividades o viajes internos que deberías dejar librado a la marcha. No, no estamos hablando del reloj suizo y la puntualidad alemana, sino de otra cultura europea que vale la pena conocer.

Los Balcanes, un espacio en conflicto hasta no hace mucho, es la región que comprende los montes Balcanes y los Alpes Dináricos: todo este territorio es lo que abarcó la ex Yugoslavia y que hoy ocupan países como Eslovenia, Croacia, Serbia, Montenegro, Kosovo, Bosnia y Herzegovina y Macedonia. También, Grecia continental, parte de Rumania, Bulgaria, Lituania, una partecita de Italia, y la Tracia Oriental.

En nuestro viaje por Europa Central y los Balcanes, visitamos las tres primeras del listado anterior, y Bulgaria.. El resto, pues sí, está muy pendiente para un próximo viaje. Entre las formas de recorrer los Balcanes se destacan el modo costero: en el que se visitan las playas desde Trieste a Atenas, pasando por las hermosas playas de Croacia; o bien, por dentro, haciendo un viaje más de ciudades como hicimos en esta oportunidad nosotros. Para la primera opción un modo práctico para andar será alquilar un auto e ir parando por las playas que elijas.



Para el ingreso a Serbia no tuvimos que tramitar ningún visado, con pasaporte argentino es suficiente. Es importante tenerlo en condiciones, espacio para sellado y la foto legible. La moneda en Serbia es el Dinar, y es la de uso corriente. El dinar no se limita a ser la moneda de Serbia, sino que es el nombre de «moneda» que llevan varios estados árabes o aquellos que formaron parte del Imperio Otomano, como en este caso.


¿Cómo llegamos a Serbia?

Llegamos a Belgrado en un tren nocturno en camarote de 4 camas desde Zagreb, la capital de Croacia. El viaje dura 6 hs. Viajamos con la empresa Croatian Railways HžPP. Podes comprar los tickets online y presentarlos desde el celu. La estación central es Beograd Glavna: «Београд» en serbio. Desde ahí mismo salen todos los buses, justo enfrente, así como los tranvías, y tiene máquinas de compra de tickets para trenes las 24 hs.

La empresa nacional de trenes de Serbia es JSC Serbian Railways y podes chequear su página oficial para recorridos internos y rutas internacionales:
http://serbianrailways.com/

Llegamos muy temprano a la mañana y de solo caminar hasta llegar al hotel no podíamos creer lo extraña que resultaría esta ciudad. Esa que llamaban “la más destruida de la historia”, aunque dudo que hoy en día siga siendo así, era más bien una ciudad tranquila, de aire sereno y serio, de personas con sentimientos que estaban a flor de piel.

Nuestro hotel quedaba sobre la peatonal y zona de compras Knez Mihailova, sitio que recomendamos para comer y caminar. Además de que su arquitectura es sorprendente. El aspecto positivo de esta zona europea es que los precios son más económicos y esto vale para todos los servicios: hotelería, tours, transporte y la COMIDA. Aspecto destacable de los Balcanes y con muchísima variedad y calidad.

La lengua: la historia de un lugar

Es significativo que, luego de la desintegración de Yugoslavia, la lengua serbocroata (lengua oficial hasta ese entonces) se dejó de lado, y se optó por que cada país tenga su lengua oficial, en la que encontramos muchos parecidos, pero con alfabetos y términos diferenciales. No, no es que pudimos hablar en serbio, pero tomamos un tour con los chicos de Belgrade Walking Tours en donde nos contaron la historia de la ex Yugoslavia, los matices de la guerra y lo duro de la historia reciente, la conformación de Serbia como tal y algunas palabras comunes para entrar aún más en esta cultura. Un tour que recomendamos hacer, ya sea con este equipo o con el que elijas, pero se necesita conocer la ciudad con un tour guiado, sino será difícil entender la realidad de Serbia y su capital.

En cuanto al idioma, y como te hemos recomendado en otros países con lenguas súper diferentes a la nuestra, te será más fácil moverte y entender el contexto si te aprendes el alfabeto cirílico, para poder distinguir lugares, estaciones y sitios de interés.

Viajamos en el mes de mayo y nuestro clima fue bastante lluvioso, pero no tan frío. Nos compramos un paraguas, que con el correr de los días prestamos y siguió su gira en otras manos por el mundo, los días estuvieron nublados. Nada de esto nos impidió caminar por toda la ciudad.

Belgrado fue una de las ciudades de Europa con la que más nos compenetramos de los Balcanes, y eso fue gracias al guía del tour que tomamos que, emocionado al borde de las lágrimas, nos transmitió todo lo que que su familia había sufrido durante la guerra y nos contó que él, siendo de tan solo unos 40 años, había vivido en una tierra que mudaba de nombre, de lengua, con guerras y nacionalismos inquietantes. En un país de constante cambio y con la readaptación que eso conlleva para sus habitantes. Destacó una enseñanza que nos marcó, para quienes viajamos a sitios no solamente bonitos o fotografiables, y vivimos en países que no están en conflictos armados y/o civiles, que lo más importante para su Nación y la comunidad que la integra era haber sobrevivido y renacido a partir del amor. Algo que para quienes conocen Serbia entenderán y sino les recomiendo fuertemente hacerlo.


Movilidad interna

Belgrado es una ciudad grande, pero fácil de recorrer caminando. Cuando no des más, lo ideal es tomar tranvías. El tranvía en Belgrado cuenta con 12 líneas durante el día, y otras dos nocturnas.

La línea 2 del tranvía recorre todo el centro de forma circular y podes comprar dentro del vagón mismo el boleto. También hay buses y trolebuses. Con un ticket se integran todos los transportes (por 90 minutos desde su activación), y se compran en el mismo vehículo o en kioskos. Recordá validarlo al subir.

  • Si vas a estar varios días y pensás moverte en transporte, existe la la tarjeta recargable, que cuesta unos 250 dinars. Te reduce el costo del pasaje de 150/160 a 90 dinars.

Otra manera de conocer la ciudad es con el Tram Belgrade Tour, un tranvía que funciona viernes y sábados, gratuitamente, y te lleva por los principales puntos de la ciudad.

Nuestro recorrido por Belgrado

A continuación te contamos y mostramos los principales puntos que visitamos, la mayoría junto al tour a pie y otros por nuestra cuenta al día siguiente. Estuvimos 2 días completos en Belgrado y el tercero fue en el que nos encaminamos hacia otra aventura. Listos!

  • Plaza de la República: lugar de reunión para los citadinos. En su centro una estatua ecuestre del príncipe Mihailo conmemora la expulsión de los turcos de Serbia en el año 1867. Este motivo lo verás repetido en varios monumentos. Su mano señala al sur, como señal de las tierras conquistadas. En los lateras de la plaza se encuentran el Museo Nacional y el Teatro Nacional.
  • El Parque y fortaleza de Kalemegdan: un sitio recomendable de visitar para entender la historia de Serbia y sus traspasos imperialistas. Es un fuerte que ha sido utilizado como defensa por todos los imperios que se asentaron aquí, como el otomano, los celtas, los turcos, entre otros, y que ha sido devastado y reconstruido infinitas veces. Dentro del fuerte hay varias iglesias, torres, un museo militar y estatuas, que se pueden visitar abonando la entrada. Este enclave natural sorprende con su vista amplia de los dos ríos, el Sava y el Danubio, lo que desde tiempos pasados lo hacen un sitio privilegiado y expuesto para las batallas.
Vista desde el fuerte.

  • El monumento a Víctor: emblema de Belgrado. Fue construido en 1928 por el escultor Ivan Mestrovic y su presencia significa el triunfo de los serbios por sobre sus enemigos históricos. Se encuentra a orillas del Río Sava, en las inmediaciones de la fortaleza.


  • Edificios bombardeados del ex Ministerio de Relaciones Exteriores, y el Parlamento Serbio.Por qué, te preguntarás. Buscando el fin a la guerra de Kosovo, la OTAN decidió bombardear puntos clave de la Serbia de Milosevic. En 1999 varios ataques destruyeron edificiociviles y militares, también hospitales y casas particulares por expansión. Estos edificios se mantienen tal cual como quedaron por las bombas como muestra de lo que sufrieron estas tierras, en especial, sus ciudadanos. Nosotros los vimos cuando volvíamos en bus de La Casa de las Flores, sobre la calle Kneza Miloša al 33-41.

  • Iglesia San Sava: una iglesia con poca ornamentación y que aún se está reparando, porque ha sido dañada por las guerras y la historia violenta de Serbia: Guerra de los Balcanes, Primera GM y Segunda GM. Actualmente, existe un gran proyecto de refacción interna, que cuenta con la ayuda monetaria de los ciudadanos que colaboran. El camino es lento, pero firme. Por su tamaño, se la nomina como la más grande de los Balcanes, con un ábside muy amplio y coronado en una cúpula de 82 metros de altura. Es imponente.

A solo diez cuadras de aquí, hacia el este, podes visitar el Mercado Kalenic: de ambiente tradicional y muy concurrido por localidades cercanas, es reconocido por la calidad de sus alimentos y su antigüedad.



La leyenda nos cuenta que Sava Petkovic fue un adolescente tendero, que increpado a retirarse de una fuente de agua por soldados turcos, fue asesinado. Este hecho pasó de boca en boca por toda la ciudad, lo que originó el levantamiento Serbio contra el ejército turco. La liberación y libertad fruto de este hecho se puede ver en una fuente en honor a Sava y los libertadores.

La Fuente de Chukur Cesma se encuentra en la Ciudad Vieja.


  • El Museo de Nikola Tesla: desde la Iglesia Santa Sava y ascendiendo hacia el norte unas 10 cuadras encontrarás este museo. Una visita lúdica y recomendable. El museo cuenta la vida del inventor, sus logros, y diversos materiales se exponen de manera animada y con posibilidad de que el visitante se incorpore a los elementos. Al entrar y en grupos organizados se da una introducción sobre sus descubrimientos con demostraciones y materiales de época.
  • Un poco más hacia el norte, entre las avenidas de Trg. Nikole Pasicá y Takovska, se encuentra el gran Parlamento. Originalmente construido sobre un cementerio romano, es un sitio que se destaca para la política nacional e histórica de Serbia como República. De noche se encienden sus luces lo que lo hace lucir aún más gigantesco. En las inmediaciones, en el Parque Tašmajdan se encuentra la Iglesia San Marcos. Esta iglesia es muy importante para la cultura serbia y resaltamos su fachada de torre central y laterales con arcos.
  • Si te interesa la historia de la Ex-Yugoslavia podes visitar el Museo de la Historia de Yugoslavia y el Mausoleo de Tito. Comúnmente llamado La Casa de Las Flores: el complejo presenta un mausoleo y un museo personal de quien fue el jefe de Estado de la Ex-Yugoslavia. Se exponen objetos históricos y regalos internacionales a Tito, así como algunos videos históricos. Vale la pena visitarlo para comprender la historia de Belgrado y los Balcanes. Su ingreso cuesta 3 euros y podes llegar con el trolebus 40.

Mapeo interno: barrios y zonas

  • Distrito Dorcol: este barrio es el que reúne el centro histórico de Belgrado, conocido comúnmente como Stari Grad/Ciudad Vieja. Se destacan la peatonal Knez Mihailnova, es la principal de la ciudad, muy bonita para recorrer de norte a sur, ya que une la Plaza de la República con el fuerte de Kalegmedan. En su extensión hay edificios neoclásicos del siglo XIX, así como todo tipo de negocios. Por otro lado, la calle Strahinjića Bana con bares y lugares para salir.

  • Distrito Savamala: al borde del río Sava y el Danubio esta zona se caracteriza por tener muchos sitios nocturnos para salir y ser de ambiente movido y juvenil. También podes optar por un paseo en barco o una cena frente al río. En este barrio encontrarás el mercado Zeleni Venac, de agricultores, se destacan sus productos locales para probar y llevar. Se encuentra justo frente a la plaza Terazije (donde está el histórico Hotel Moskva) y frente a la estación de buses Zeleni Venac.

  • Entre estas dos zonas se encuentra el Sakadarlija: un barrio antiguo, empedrado y con encanto medieval. Es el barrio bohemio, en el que abundan bares y restaurantes con comida autóctona. Los precios, como en toda la ciudad, son bastante accesibles. Nuestro destacado en esta zona: DVA-Jelena. Un resto con un ambiente muy local, relajado y con decoración y música tradicional.

El café y Serbia: el lado culinario de la vida

Es que cuando estábamos allá no entendíamos qué tenía que ver tanto Turquía y su tradición cafetera, que en Serbia la hacían propia. Con la típica cafetera dzezvad, y en tacitas pequeñas, te sirven el café al buen estilo turco. Históricamente para entender esta tradición, debemos saber que Serbia fue parte del Imperio Otomano desde el Siglo XV al XVIII, influyendo en sus costumbres, comidas, religiones y arquitectura. Lograron su independencia, al menos administrativa, recién a principios del siglo XIX. Asimismo, podemos ver la influencia del Imperio Austro-Húngaro, ya que en el año 1715 se desató una guerra austríaco-otomana, en la que Serbia se alió como de costumbre con Austria, y su fuerte sirvió de punto de batalla.

La historia no solo se puede aprender leyendo o viviendo el lugar, se puede aprehender también con los sentidos, es por eso que les recomendamos sentarse a tomar un café al estilo turco, con aires húngaros, en la capital de Serbia. Aquí, además, nuestro listado de comidas para probar:

  1. El cevapcici, carne con especias enrollada en pan lepinja.
  2. El pleskavica: carne picada hecha a la parrilla.
  3. La gibanica: masa hojaldre con queso y huevo horneado.
  4. Pescados de todo tipo de los ríos que la bordean, tradicionalmente ahumado.
  5. Verduras típicas como las alubias, los pepinos y el chucrut. También el Ajvar-Peper.
  6. De postres encontrarás muchos strudels y tortas.
  7. Bebidas: probá la rakia, el agua ardiente de los Balcanes.
  8. Como te hemos contado, el café tradicional serbio al estilo turco.

y živeli (salúd!)

Visitas cercanas a Belgrado

  • Zemun: a solo 20 minutos del centro de Belgrado se encuentra este barrio típicamente barroco, de antiguos pescadores, con edificios y una cultura que nos hace notar el estilo austro-húngaro de cuando este imperio estuvo al poder. Posee mercados, paseos y lugares para comer/relajar.
  • 270 km hacia el sur, el Parque Nacional Kopaonik: para disfrutar de la montaña y el ski. En invierno es uno de los centros más concurridos de los Balcanes, y en verano se hacen actividades de montaña y aventura.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *