Beijing, segunda parte de un recorrido citadino

Hutongs: un paseo hacia las antiguas callejuelas orientales

El origen de este barrio se remonta al 1027 cuando Beijing se dividió en áreas residenciales de acuerdo a la clase social de sus integrantes. Durante la dinastía Ming toda esta zona perteneció a gente noble que debía vivir cerca del Palacio, y es cuando las residencias se organizaron en calles estrechas y, dentro, alrededor de un patio central. Las puertas, siguiendo los principios del feng shui, están orientadas hacia el sur, de manera que ingrese más luz. Estas casas suelen estar conectadas por pasillos internos, las que se mantienen intactas tienen puertas rojas, habitaciones amplias y leones en las entradas como guardianes.


Durante el sigo XX, estos amplios caseríos se dividieron para hospedar a varias familias juntas y algunas fueron demolidas, lamentablemente. Este tipo de construcción nos hizo acordar a las casas argentinas en las que un patio central hace de recinto a todas las habitaciones, a los conventillos mismos de La Boca o los corrales españoles. Estábamos muy lejos, pero no tanto de nuestras culturas.


Vista amplia de algunos hutongs.

Recorrer esta zona:

Notarás que hay mucha oferta de paseo en bici con carro, los famosos rickshaw, regatea el precio antes de dar una vuelta.

Recorre la zona que rodea la Torre de las Campanas y la del Tambor: es una zona buena para perderse y conocer el ambiente de hutongs, también como te hemos comentado en la Primera Parte de este recorrido, es una buena zona para comer.

Aprecia los olores familiares de las comidas, si tienes la posibilidad de hospedarte en un hotel aquí o de ingresar, podrás ver cómo es la vida diaria dentro de estas casas tradicionales.

Lo mejor: de noche! Podes pasear de noche para escuchar los ruidos, ver las luces encendidas de las casas y sus jardines, y apreciar la vida en las veredas. Nosotros vimos desde gente cortándose el pelo, hasta señores en pijama que acudían a baños externos caminando por la calle, cual su casa! Una experiencia única y que se vuelve familiar.

798 —> Distrito de arte

En una zona de fábricas abandonas hacia el noreste de la ciudad de Beijing encontrarás este distrito de arte contemporáneo. Además de visitar algunas de sus galerías, entre las que te recomendamos 798 Photo Galery, Beijing Art Now Gallery (exposiciones de artistas locales) y Beijing Tokyo Art Projects (arte japonés y de artistas internacionales), también es posible relajarse a tomar un café y sorprenderse con las esculturas y el arte callejero.

  • Para llegar toma el bus 909 (sale 2Y y tarda desde el centro histórico 25 minutos), desde la salida C de Dongzhimen subway, y cuando desciendas vas a ver el gran cartel de ingreso al distrito 7️⃣9️⃣8️⃣.
  • Por la zona hay locales de artículos vintage y decorativos modernos. Heladerías, cafés y galerías privadas que están buenas para conocer si te gusta el arte contemporáneo.
  • La galería 798 Space es un reflejo de esta reconstrucción arquitectónica y urbana de la zona, ya que se trata de una fábrica de mil metros cuadrados, fundada como galería en 2003, que se utiliza para exposiciones y eventos de arte.
  • Bares que visitamos por el distrito: 
    At Cafe
    Old Factory
  • Hay que tener en cuenta que en este barrio los precios son un poco más elevados que en el resto de la ciudad.


Zonas para salir a comer


Beijing es una ciudad grande y con muchísimas zonas para comer y mismo si vas caminando un poco distraído podes encontrar sitios interesantes por tu propia cuenta. Lo principal cuando afrontamos culturas y comidas lejanas es animarse a probarlas y enfrentar la situación como si fuese una aventura hacia nuevos sabores. Entre algunos de los tipos de comida encontramos:

  • Budget food: en los alrededores de los hutongs hay varios sitios caseros, sirviendo arroz o dumplings. Otros sitios ubicados en los alrededores del Oriental Plaza también son económicos.
  • Donhuanem Night Market: ideal para comer platos de mar y carne. Un mercado de tarde y nocturno.
  • Wangfujing Snack Street: otro gran mercado de comidas, para comer platos típicos y no tan comunes.
  • Para probar el típico plato de pato podes ir a Beijing Da Dong Roast Duck Restaurant o a Bian Yi Fang.
  • Para todos los gustos: En la mayoría de las ferias y locales que dan a la calle venden insectos, arañas, escorpiones y otras cosas extrañas. A sus gustos y fuerzas para probar.

Comida china
y al sentarse a la mesa

Los platos siempre los sirven en pequeñas porciones para que sea más simple usar los palillos y todos los platos vienen acompañados por un cuenco de arroz individual. Las cocinas suelen cerrar alrededores de las 22 hs. En caso de las sopas hay un cubierto especial que te darán para esto (cuchara grande), pero nunca se pueden utilizar cuchillos en la mesa. Si te sentís muy incómodo con los palillos podes pedir un tenedor, no te lo negarán. Acompaña tus comidas del típico té chino. No dejes propina, pues no lo ven como algo positivo y no la aceptarán.

Podes probar otros platos típicos de Asia en:

  • Muse: comida vietnamita; 
  • Café Sambal: comida de Malasia; 
  • Lost Heaven: especial para ensaladas y platos de carne elaborados.

Sitios recomendados para vegetarianos:

  • Xu Xiang Zhai Vegetarian Rest.
  • Pure Lotus, este último especial para veganos, cocinado por monjes.

Para vivir una experiencia diferente

Bookworm: un lugar para comer o tomar un café rodeado de libros y en un ambiente muy peculiar.

Oasis Café: para un break cerca de la Ciudad Prohibida.

Crepanini: para probar platos dulces y hacer un parate delicioso.

-Yandai Xie Street: mercado con variedad de comidas y también para comprar recuerdos. No te olvides nunca de regatear, el valor al que te lo venden suele estar inflado en un 50%.

-El famoso Mercado de la Seda: Si bien dicen que es el paraíso del regateo y los precios accesibles, este mercado de imitaciones dejó en nuestra opinión mucho que desear. Abre de 9 a 21 hs y se encuentra a metros de la estación de metro Yong’anli. El edificio tiene varias plantas en donde venden joyas, cueros, carteras, bolsos, ropa, de todo. Lo más barato que nos llevamos fue una valija que regateamos todo lo que pudimos y nos pareció barata. Si tienen tiempo libre en la ciudad lo recomendamos, sino no, no vale la pena.

Donhuanem Night Market.
Mercado de la Seda.

Ingreso al Wangfujing Snack Street.

Supermercados para comida y todo tipo de productos:

– Súper24 (abierto las 24 hs).
– Lufthansa Center.
– April Gourmet (especial para productos importados y novedosos).

Por dónde salir de noche en Beijing

En esta ciudad vas a encontrar muchísimos bares, lugares para comer y tomar algo en la zona Sanlitum y en Houhai, este último es un barrio rodeado por un lago lleno de pubs y bares con música en vivo. Podes dar un paseo y descubrir a dónde decides aventurarte.

Pollo Kung Pao (con vegetales), fideos y arroz, el clásico.
Houhai de noche.

Comida asiática, el hot pot: comida cruda que te la cocinas en el momento
en el caldo del centro.

El clásico para quienes llegamos a Beijing es dedicar un día a recorrer la Muralla China. En el siguiente post te contamos cómo ir y cómo organizar tu visita.

Un comentario en “Beijing, segunda parte de un recorrido citadino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *