Cruzar la frontera: de Rusia a Mongolia

Bajar y subir, constantes.

Dejamos Irkutsk en un viaje mixto que abarcó tren, bus y taxi hacia Ulán-Bator, capital de Mongolia. Este trayecto es quizá el más complicado de todos y hay tres maneras de hacerlo:

  1. En tren directo hacia Ulán-Bator. Esta forma es la que menos recomendamos porque el tren no pasa todos los días por Irkutsk, es más caro, y muy lento considerando la distancia, porque para unas 6 horas en el paso de fronteras.
  2. Tomar el tren desde Ulán-Udé hacia Ulán-Bator: pasa una o dos veces por semana, parte a las 6 de la mañana de Ulán-Udé, recorre unos 500 kilómetros, tarda unas 24 hs en llegar a Mongolia, y cuesta unos 80/90 euros por persona. El último pueblo de frontera de Rusia es Naushki. Escuchamos por quienes viajaron de esta forma que te cambian de vagón, antes de cruzar la frontera, hacia unos que seleccionan y que son los que cruzan a Mongolia. La demora del tren se debe a que va por zonas de paso lento y a que en el paso fronterizo se demoran en controlar todos los pasaportes de los viajeros.
  3. Viajar en tren desde Irkutsk hacia Ulán-Udé y de ahí en bus hacia Ulán-Bator. Nuestra opción. Aquí te la contamos:

Como todo recorrido internacional del tren transmongoliano los tickets solo los podes comprar desde las estaciones de tren personalmente o contratando una agencia de viajes, pero esto no lo recomendamos porque le suman mucho valor al pasaje en sí.

Estación Central de tren de Mongolia.


Nuestra ruta

Decidir cómo llegar a Mongolia fue una decisión muy pensada, porque nos preguntábamos cuánto dinero gastar para el recorrido quizá más corto de todo el viaje, pero uno de los más significativos. Quienes hayan viajado y cruzado fronteras en tren saben que no es cualquier viaje, sino que se suma esa magia de ver cómo las letras van formando otro idioma, los paisajes se vuelven extraños, y empiezan a cambiar en algunos aspectos las culturas locales y en otros, todo sigue igual. Queríamos seguir recorriendo cada sitio en tren, pero estar 24 hs en un tren, con casi 6 solamente de frenado en la frontera, no tenía sentido para nosotros.

El bus por dentro.

La elección de un viaje mixto

  1. Viajamos en tren desde Irkustz hasta Ulán-Udé. Este trayecto es de solo 7 horas y sale diariamente un tren nocturno desde la estación central. El ticket lo compramos directamente en la estación. Llegamos a la mañana temprano, tipo 6 hs a Ulán-Udé: esta ciudad es la capital de Buriata, al sur de Rusia, cuya proximidad con Mongolia hace que sea nuestra parada intermedia para luego cruzar en bus.
  2. Desde Ulán-Udé tomamos el bus hacia Mongolia, que salía una hora y media después de la llegada en tren. El bus sale desde Main (South) Station y llega a Ulán-Bator a la Dragon Bus Station. Parte a las 7.30 hs de la mañana y llega a las 20 hs aprox. a Mongolia. Para llegar a esta estación de partida, que no es la misma que la del tren, podes tomar un taxi. El ticket de bus se puede comprar en la estación misma y sale unos 1800 Rublos. Hay una única agencia que sale de la estación de buses que te nombramos y que hace este recorrido. El viaje duró poco más de 11 horas, es un viaje incómodo en el que se suman horas y espera, porque se sale por la frontera de Rusia y luego se entra en la de Mongolia. Bajas y subís en cada parte con todo tu equipaje. No es súper cómodo ni rápido, Lau venía medio mal del estómago y estaba con presión baja, lo cual hizo que el viaje sea muy duro para nosotros. El bus, además de frenar en cada paso fronterizo y aguardar a que todos hagan sus trámites, realiza una parada al mediodía sobre la ruta para almorzar. Durante este trayecto suben personas al bus que ofrecen cambio de Rublos a Tugriks (la moneda de Mongolia). Es recomendable cambiar acá, ya que tienen buen cambio y los bancos en Mongolia para conseguir efectivo son realmente una odisea. De todas formas, consultar el valor que te ofrecen e ir con una idea de cuánto está el cambio oficial. Cuando llegamos fuimos en taxi con unos chicos que conocimos en el tren hacia el hostel, así que compartimos los gastos, e hicimos una amistad virtual que dura hasta el día de hoy.

Bienvenidos a Mongolia

Mongolia es sin dudas un lugar atrapante, con una cultura riquísima y de paisajes que jamás imaginamos. Supieron ser el imperio más enorme de Asia al mando de Gengis Kan, y, hoy en día, mantienen su impronta nómade. Fue allí a dónde íbamos. Queríamos vivir como ellos. Viajar por tu propia cuenta es complicado, pero no imposible. Es solo cuestión de animarse.

Nos hospedamos en Ulán-Bator como base para partir a las afueras. Elegimos el Sunpath Hostel, quienes te ofrecen transporte para llevarte hacia los puntos más importantes por fuera de la ciudad. Hay que tener en cuenta que los tours se pagan en efectivo en moneda local o en dólares. Suelen ser de varios días, y el precio varía de acuerdo a la cantidad de gente que vaya y los días que dure tu aventura. Te dejan en algún sitio o aldea y luego te transportan hacia otro y así sucesivamente. Además, te puede acompañar una guía en inglés. Nosotros pasamos dos noches en el Parque Nacional Gorkhi-Terelj, otros dos días en el desierto de Gobi, y en una aldea intermedia al desierto otros días más.

Aquí les dejamos la página por si
quieren chequear: https://sunpath-mongolia.com/

Es muy común en Mongolia este tipo de servicio de hostel con tours, que te ofrecen, además, dejar tus mochilas grandes en el hospedaje y todo tipo de traslados.


Recomendaciones para viajar a Mongolia

  • Tramitar la visa on arival o con anterioridad desde tu país, Rusia o China, aunque desde 2018 los argentinos ya no la necesitamos.
  • Es recomendable viajar ligero si vas a estar en carpa y llevar abrigo para la noche.
  • En cualquier tour o camping te ofrecen un litro de agua por día por persona, pudiendo ser más, ya que no hay agua potable, ni suele haber canillas o bebederos de ningún tipo.
  • Llevá artículos de aseo personal, sobre todo papel higiénico y toallitas húmedas.
  • Te recomendamos llevar algo del cambio antes de viajar o cambiar en las estaciones centrales de tren. También podes extraer dinero en los bancos oficiales de Mongolia.
  • Disfrutá el momento, ya que todo lo que te puede parecer precario o incómodo en ese presente será el mejor recuerdo que te llevarás.
  • En las zonas rurales o en el desierto dormirás en las famosas carpas de Mongolia llamadas “yurtas o ger”. Suelen calefaccionar su interior con salamandras con abono, también te ofrecerán alguna frazada. A la noche la temperatura desciende muchísimo.
  • Quienes te reciben cocinarán en algún compartimento de la carpa, suelen tener una específica para esto, y podrás apreciar el arte culinario. Si sos vegetariano como Lau, comentales a los mongoles, suelen ser amables y si bien la carne es el elemento principal de sus comidas, también lo son las verduras.
  • No dejes propina en la ciudad: para ellos es realmente una ofensa, como sucede en muchos países asiáticos. Nos pasó que le dejamos propina a una mesera en la ciudad de Ulán-Bator y nos corrió por la calle para devolvernos la plata.
Día de viaje con sol y buen clima.

Acompáñanos en el próximo posteo, te contamos nuestra experiencia en las aldeas rurales de Mongolia y el recorrido por el desierto de Gobi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *