Prepararse para viajar en el Tren Transmongoliano

Un viaje en tren por Rusia, la Siberia, Mongolia y China. Aquí van nuestra experiencia y recomendaciones para quienes se embarcan en esta aventura de seguir la huella de la antigua ruta del té.

Y lo pensamos durante mucho tiempo: cómo realizar el viaje del transmongoliano por nuestra propia cuenta. El transmongoliano es el tren que sale de Rusia, Moscú, atraviesa una parte de la Siberia, pasa por Mongolia, y finaliza en China, Beijing. Pudiendo hacerse el camino a la inversa, saliendo de China.

En este posteo te vamos a contar algunos datos sobre los trenes y lo que necesitas saber para preparar el viaje.

Lo más importante para este viaje en tren es ir preparado en cuanto a visas, pensar el recorrido tentativo que te gustaría hacer, y armar bien el equipaje porque pasarás por una gran amplitud térmica y necesitarás un poco de todo.

Primera Parte, preparando papeles…


VISA DE MONGOLIA

Si sos argentino/a necesitas visa para China, para Rusia y Mongolia
hasta al presente 2019, NO se necesita visa.


Cuando nosotros viajamos a Mongolia en 2017 SÍ se necesitaba visa para ingresar, pero a partir de febrero de 2018 ya no se necesita más y podes permanecer en el país hasta 90 días.

La visa para ingresar a Mongolia la necesitan ciudadanos uruguayos, chilenos, españoles, entre varios otros, aunque hay que estar atentos porque a veces salen nuevos acuerdos entre países y vuelven a instaurar el visado o a sacarlo en otros casos.

EN 2017 TRAMITAMOS LA VISA, les contamos nuestra experiencia para ciudadanos que aún la necesiten.

La visa de Mongolia la tuvimos que hacer en el camino, cuando llegamos a Rusia, ya que no tenemos consulado o embajada de dicho país en Argentina. Para esto te recomendamos planear quedarte unos días más en donde la vayas a tramitar, ya sea Rusia o China. La visa exprés tarda 24 hs hábiles y tiene un costo de 60 dólares, más otro 10 dólares que te cobran por ser justamente la visa rápida.

La Embajada de Mongolia en Moscú queda en la calle Spasopeskovsky str 7/1, y los visados se tramitan de 8.30 a 12.00 hs, y se retiran de 14 a 16.30 hs. Siempre días hábiles.

Recomendación: La embajada, como suele ocurrir, se queda con tu pasaporte mientras tramitan el visado, es por eso, y sobre todo en Rusia, que te recomendamos quedarte con una copia, ya que te puede pasar que te lo solicite la policía en algún espacio público.

¿Cómo llegar a la Embajada de Mongolia en Moscú?

La forma más fácil es en subte. Tomamos la línea azul de metro y descendimos en la Estación Smolenskaya (Смоленская). Desde allí caminamos un par de cuadras orientándonos con google maps.

Documentación necesaria para tramitar la visa:

  • Pasaporte con dos carillas en blanco y con más de 6 meses de vigencia desde el día en que la solicitas.
  • Una fotocopia del pasaporte (de las páginas primeras en donde figuran tus datos y foto).
  • Reserva de hotel/hostel en Mongolia: algún comprobante que tengas. Podes hacer una reserva en booking.com, por ejemplo, con cancelación gratuita como para llevar algo.
  • Pasajes de entrada y salida de Mongolia. Si vas en tren podes explicar que aún no tenes el pasaje, pero fijate de sí tener algún pasaje de regreso desde Mongolia o China a tu país para que vean que vas a volver.
  • Completar ahí mismo el formulario de visado. A este te piden que le pegues una fotografía de formato tipo pasaporte.
  • Abonar la tasa consular en dólares y en efectivo.

¿Dónde más se puede tramitar la visa de Mongolia?

Otras formas de tramitarla, si es que haces el Transmongoliano al revés, es en China o en otras ciudades de Rusia como Irkutsk, en donde hay consulado. Tener en cuenta que según la urgencia suele salir más cara y los días siempre se computan desde los hábiles.

Otras Embajadas de Mongolia en Rusia:

  1. En Ekaterimburgo, primera parada del Transmongoliano en nuestro recorrido: 60A Lenin Street.
  2. En Irkust: St. Lapina-11. 
  3. En Ulan-Ude (antes de entrar a Mongolia): ul. Profsoyuznaya, 6.
  4. En Beijing, China: 2 Xiushui N St, JianWai DaJie, Chaoyang Qu.

Si viajas a Mongolia desde otro país o recorrido te recomendamos chequear esta página en donde figuran todas las sedes consulares que tiene en el mundo: https://www.embassypages.com/mongolia_es

Experiencia de sacar la visa:

En la puerta de la Embajada de Mongolia en Moscú.

Para nosotros ir a sacar la visa de Mongolia en Rusia fue una locura. Ya de por sí usar esos dos países en una misma oración suena loco.

Lo cierto es que fueron amables, nos recibió una persona de seguridad y nos hizo subir al primer piso. Allí una señora que hablaba poco o casi nada de inglés nos fue solicitando todos los papeles y nos habilitó una mesa que se encuentra en el medio de la sala para completar el formulario. Dejamos todo, nos fuimos, y al otro día regresamos. La visa ya estaba lista. La señora nos dio la bienvenida a Mongolia y parecía que añoraba venir con nosotros al que seguramente sea su país natal.

Primera parte, continuamos: 
VISA PARA CHINA en Buenos Aires. 
Obligatoria para argentinos/as.

La visa de China se tramita en la Embajada de China en Buenos Aires. Como en todos los casos deberás llevar documentación referida al viaje, la misma es:

  • Pasajes de avión ida y vuelta.
  • Reserva de hotel.
  • Actualmente también solicitan documentación de respaldo bancario.
  • Llenar el formulario que se encuentra online y pegarle tu foto. Te recomendamos llevar esto ya hecho desde tu casa. Descargate el formulario desde la página oficial que citamos más abajo.
  • La visa se abona en un banco al que ellos te indican ir con un papel. La visa estará lista en 3 días hábiles.

Lo bueno de esta visa es que ahora dura 10 años. Al momento en que nosotros la realizamos solo te permitían un ingreso a China. La Embajada de China abre de 9 a 12.30 hs y no abre los viernes.Domicilio: Av. Crisólogo Larralde 5349, CABA.

Actualmente, antes de ir a solicitar la visa te hacen reservar un turno online, así que te recomendamos chequear la página de la embajada antes de ir, ya que suelen cambiar algunos requisitos. Cuando nosotros fuimos fue sin turno, había una larga fila y había que ir temprano, ahora es más organizado: https://ar.chineseembassy.org/esp/faxz/t1072534.htm

Segunda parte:
qué llevar en la mochila.

Antes que nada sí, mochila. No dudes en llevar mochila, porque subir y bajar del tren con una valija será muy tedioso. Lo que sí te recomendamos es viajar con una mochila acorde a tu peso y altura, más bien ligera al salir, porque en el camino irás acumulando comida y cosas. Siempre se van acumulando cosas.

Lo esencial es llevar poca ropa y variada, hay que tratar de mantenerla doblada y acomodada para saber qué tenemos dentro y evitar hacer bollos con la ropa sucia. Pasarás por una gran amplitud térmica desde Rusia hasta China por lo que es preferible llevar ropa ligera y con posibilidad de usar en capas. Como súper necesario te recomendamos llevar zapatillas de trekking, que sean altas para aislar el frío, una campera impermeable y pantalones cómodos deportivos para los viajes en tren.

En el tren hay agua caliente siempre porque hay un dispenser tipo calefón libre para consumir. Esta agua es caliente, no hay dispenser de agua fría.

Lleva cubiertos para comer y vaso térmico. Además de que allá podes comprar, lleva para los primeros viajes infusiones para no quedarte sin bebida. Cuesta en los primeros viajes organizarse con el tema de comprar toda la comida antes de subir.

Es recomendable tener papel higiénico propio y todo lo que necesites de higiene personal, aunque desde ya que en el tren no te podes bañar.

Durante el recorrido en tren se montan puestos de comida en las estaciones: te venden desde pescado disecado hasta comidas elaboradas y tradicionales. Es un buen momento para probar algo autóctono, pero para sopas secas y comida simple es mejor el súper antes de salir, además, es más barato.

No te olvides de llevar algún libro y juegos de mesa, te ayudarán a pasar las largas horas de viaje. Nosotros antes de viajar leímos la guía de Trans-Siberian de Traiblaze, que nos ayudó a definir en qué sitios parar y la llevamos de viaje para poder utilizar los mapas y releer algunas partes en el tren.

La noche que todo comenzó en Moscú.

Lleva cargador de celular y de cámara. Algunos trenes, sobre todo los más nuevos, tienen enchufe para recargar, pero no todos. En general los enchufes están cerca del ingreso al vagón, por donde está el agua caliente, y son para compartir. Recordá que en el tren no hay wifi, y sí hay en algunas estaciones de tren. Podes comprar un chip antes de partir que te servirá para comunicarte y usar internet durante todo el recorrido por Rusia. Nosotros compramos en Beeline (Moscú) un chip que salió 5 euros y el pack fue para utilizar dentro de Rusia, por lo que al salir del país nos quedamos sin línea. Nos anduvo súper bien, aunque claro en zonas más alejadas perdíamos a veces la señal.

Por último, lo más importante: lleva en un cuaderno tu nombre, algunas frases y palabras en ruso. Si sos autodidacta no está de más aprenderte el alfabeto cirílico, porque, si bien no vas a comprender lo que significa, siempre es más fácil localizar lugares al poder leer los carteles. Es una forma de empezar a surfear en estas tierras nuevas.

Tercero. Te preguntarás: ¿cómo planear dónde subir y bajar del tren?  Arma tu propia historia, en este caso, tu propio recorrido.

Muy lejos de un combo de pases de tren europeo, aquí todo depende de tickets individuales. En unas líneas más abajo te contaremos cuáles son las ciudades por las que pasa el tren desde Rusia hasta China para que puedas decidir qué te interesa visitar. Eso sí, puede que durante el trayecto cambies de destino porque hay dos factores que son importantes:

1. El huso horario. Durante el viaje en tren, que si contamos sin parar en total son 5 días y medio de viaje, pasarás por más de 6 husos horarios. Esto hace que quizá se reprogramen los tiempos para descansar en algún sitio que antes no habías pensado. Los trenes rusos se basan todos en la hora de Moscú.  Esto es indispensable para organizar los tickets! Los trenes de Mongolia y China se basan, claro, en el horario local de sus capitales.

2. No todos los trenes y frecuencias se pueden consultar desde antes de salir y en algunos conviene estar en el sitio mismo para poder elegir qué tren tomar. Los trenes con numeración más baja son los más nuevos y rápidos  y en las estaciones hay máquinas y/o atención para comprar ahí mismo. Una vez que dejas Rusia es recomendable sacar los tickets internacionales en ventanilla para asegurarte tener bien el horario y el destino.

La máquina de tickets de tren.
Muy útil y en inglés.

Sacamos los dos trayectos de Mongolia en máquina automática y el de ingreso a China en la estación de tren de Ulan-Bator, Mongolia, personalmente.

Nuestro compañerito de habitación mirando el paisaje,  este tren sigue siendo el medio de transporte de muchas familias a lo largo de Rusia.

Cuarto y curioso.
¿Cómo armar el recorrido en tren y cómo son los trenes?

Nosotros pensamos un poco antes y llevamos un itinerario armado de dónde queríamos parar. Solo sacamos los primeros dos trayectos desde Argentina (Ekaterimburgo y Novosibirsk), pautando viajes de aprox. no más de 24 hs en tren, para no saturarnos. En verano es posible que haya menos disponibilidad de lugares en el tren. Estén atentos en ese caso a reservar las rutas más importantes con anticipación.

Los trenes tienen Primera Clase o Spanly Wagon o SV (2 cuchetas), Segunda Clase Kupe o Купе o К  (camarote de 4) y la Tercera Clase o Plastkartny o Плацкартны o П: vagón de 54 cuchetas organizadas en compartimientos abiertos de 4 camas (arriba y abajo) y camas laterales, también dobles. En todas es posible incluir ropa de cama para el viaje: te dan una almohada, sábanas y frazada. El abierto de 4 cuchetas tiene una mesa en el medio (se comparte) y el lateral tiene una mesa plegable en la cama inferior. Los precios, claramente, varían de acuerdo a la clase. 

Los trenes internos de Rusia son económicos, pudiendo costar entre 20 a 50 dólares por trayecto. Los internacionales son más caros, ascendiendo a 70 dólares o 100 por tramo.

Nuestro viaje fue en tercera clase todo el recorrido, salvo el trayecto final hacia China, en segunda, porque los trenes cambian de modelo según el país y en esa ocasión es la única clase que existe.

En el caso del tren interno de Mongolia tampoco tuvimos tercera clase, y ahí viajamos en camarote de 4 y en una ocasión en camarote de 2.

Una ojeada al pasillo. Tiempo para pensar y leer.

Dentro del tren, además de las camas, se encuentran en una punta de cada vagón el baño y los cestos de basura, y, en la otra, frecuentemente cerca del camarote de la auxiliar y el ingreso al vagón, el dispenser de agua caliente.

Las auxiliares son muy amables y podes solicitarles ayuda en cualquier momento. En Rusia nos tocaron todas mujeres y en Mongolia y China fueron en su mayoría hombres.

Un servicio de limpieza (barrido) pasa todas las mañanas para mantener limpio el espacio. El vagón tiene un listado, cerca de la entrada, en donde figuran todas las paradas que hace y los horarios establecidos para que sepas siempre dónde estás. Hay algunas paradas más largas, de unos 20 minutos, en las que es posible bajar y estirar un poco el cuerpo.

Para comer podes llevar tu propia comida, pensando antes cuánto vas a necesitar, y servirte del agua caliente para sopas, mate, té y café, o lo que quieras preparar. En las paradas podes comprar comida casera a las vendedoras que se acercan a las estaciones o bien en los kioskos que hay. Las auxiliares venden algunas comidas tipo snacks y sopas, pero siempre a un precio más alto que en el súper.

Antes de terminar el recorrido no dejes de pasar por el restaurante del tren, no es económico, pero tiene algunas opciones buenas si no llevaste nada de comida. Nosotros fuimos una tarde a probar un té y unas galletas y de paso sentir cómo el camino seguía pasando al lado de nuestras tazas.

Cuando conseguimos el camarote de 2
que está al lado de la provodnitsa /auxiliar

de tren con descuento.

Folleto del tren con venta de productos.

Quinto y resolutivo:
¿Cómo sacar los pasajes en tren?

Muy simple y sin intermediarios: Desde la página oficial del tren estatal ruso, aquí la versión en inglés: http://eng.rzd.ru/

Desde allí seleccionas el trayecto que queres y te saldrán todas las opciones de trenes y horarios, así como la disponibilidad en cada clase. Hay que tener paciencia al pagar porque a veces la página se vuelve lenta.  El ticket es online, lo imprimís, lo llevás y listo.

Te recomendamos sacar solo los primeros trayectos porque, como te dijimos, podes ir cambiando de planes o decidir a causa del huso horario quedarte un poco más. Lo ideal es hacer de la experiencia una aventura y no una tortura de viaje en tren pasado de rosca.

En caso de no llevar impresos los pasajes que compraste desde Argentina, también te dejan subir mostrando el pasaje en tu celu. Esto te sirve para cualquier viaje en tren en Rusia, más allá del trayecto del Transmongoliano.

Ejemplo de pase en tren.

Antes de que salgas corriendo ante este ticket que parece imposible de entender, te explicaremos lo esencial que tenes que saber para cuando tengas este papelito en la mano:

  • Debajo del recuadro principal, donde arranca la línea con 044: allí se lee el número de tren, luego el día de salida y el horario. Finalmente el vagón, 02 y la clase, K. Este fue nuestro viaje en Kupe (camarote de 4 cuchetas).
  • En la siguiente línea se encuentran las estaciones de salida y destino, en este caso dice Irkutzk y Ulan-Ude. Debajo, el número de asiento/cama.
  • Luego figuran datos personales de la reserva y debajo (al lado de la w) en número y más grande el precio del billete en rublos. Este salió 1818,9. Son unos 28 dólares.
  • Finalmente, en la anteúltima línea a la derecha figura la hora y día de llegada.

Los pasajes de Mongolia pueden ser similares o más simples, algunos vienen también en ruso y el de China si lo compras personalmente podes chequear allí con la asistente algún dato que no entiendas. Te recomendamos recordar tu número de cama y hora de llegada (hora de Moscú), porque al subir la auxiliar se queda con los tickets y siempre te piden el pasaporte para corroborar datos.

Sexto y profundo.
Tiempo de viaje.

Podes hacer todo el recorrido en unos 15 días, dependiendo del tiempo que pares en cada ciudad o pueblo. Hay personas que hacen todo de un tirón, pero es muy poco para poder recorrer bien y conocer las culturas de cada lugar. Sinceramente, el viaje en el tren Transmongoliano fue uno de los más sorprendentes que hemos vivido y en el que pasamos por culturas muy cercanas, pero tan diferentes entre sí que nos dejaron sin palabras. Con ganas de seguir visitando Asia y sobre todo de seguir conociendo la cultura rural de Mongolia y de China.

Nuestro viaje duró un mes, y los sitios en donde más tiempo estuvimos fueron Moscú (recorrimos la ciudad y tramitamos la visa de Mongolia), Irkutz (visitamos la isla del Lago Baikal), Ulan-Bator (estadía en el desierto de Gobi) y Beijing (recorrimos la ciudad y la muralla).

Séptimo y temporal.
Popurri de épocas para viajar.

Primavera: De abril a junio. Nosotros viajamos en esta temporada, fue buena, no hizo mucho frío y tuvimos un caudal de gente casi nulo. En el tren no vimos NI UN turista extranjero. Esto puede ser tanto positivo o negativo, según cómo te sientas ante lo desconocido. El frío no es tan terrible, en China sí hace calor, pero tolerable, y es temporada baja, por lo que conseguirás los pasajes sin problemas.

Verano: De julio a septiembre. La naturaleza asoma con más color sí, pero tendrás más gente en todos los sitios y un poco de complicación para sacar pasajes concurridos, como el ingreso y salida de Mongolia. En esta estación es importante considerar el clima, el calor puede ser muy agobiante.

Otoño: De septiembre a noviembre.Quizá es la época en la que ahora elegiríamos volver. Por la temperatura estable, la calma y tranquilidad del paisaje y la gente.

El invierno más duro: De noviembre a abril. Es la época más dura para ir, con poca gente y sitios a veces cerrados, pero si queres vivir la extrema Siberia, este es tu momento.

Octavo y revelador. El Transmongoliano no es el único ramal.

En general es más común escuchar la palabra “transiberiano” para referirse a este viaje, pero lo cierto es que según el recorrido son diferentes trenes. Por un lado, el tran-siberiano pasa por Siberia, el trans-mongoliano por Mongolia y el trans-manchuriano por Manchuria. Desde Moscú solo sale el transmongoliano, que luego al llegar a Ulan-Ude, Rusia Asiática, ofrece otros recorridos. A continuación te especificamos las paradas de cada uno.

Transmongoliano: Este tren comienza en Moscú, Rusia. Debajo hacemos un listado de las paradas, para nosotros, más importantes hasta Ulan-Ude (Siberia):

  1. Perm
  2. Ekaterimburgo
  3. Omsk
  4. Tomks
  5. Novosibirsk (Nueva Siberia)
  6. Irkutsk (ciudad cercana al Lago Baikal)
  7. Ulan-Ude
  • desde Ulan-Ude el tren parte hacia Mongolia con paradas en Ulan-Bator (capital de Mongolia), Erlian (frontera con China), Datong (China) y Beijing (parada final, capital de China).

Transmanchuriano: desde Ulan-Ude hay que ir hacia la ciudad de Chita y de allí parte hacia Manzhouli, Harbin (capital de Manchuria), Changchun, Shenyang y Beijing (parada final).

Transiberiano: desde Ulan-Ude parte hacia Chita, Bamovskaya (aquí es posible tomar la línea principal Amur-Yakutsk que va hacia el norte, terminando en Nizhny, Lejano Oriente de Rusia), Birobidzhan, Khabarovs y Vladivostok (todas ciudades de Rusia).

Noveno y estamos listos. 

Estamos listos. Nos vemos en
nuestra primera parada: Ekaterimburgo.
En la foto, tipo de cama lateral de tercera clase.

Cuando comenzaba esa aventura con la que tanto habíamos soñado

Son las 23.45 hs de una noche de media semana de mayo, hace mucho frío en Moscú y el tren sale con destino a Ekaterimburgo, desde la gran estación Yaroslavsky de Moscú. Estamos listos para empezar el viaje en el tren más largo del mundo.

Sin dudas el primer trayecto es inolvidable. Subimos esa noche, con poca luz, nos acomodamos tímidamente frente a una señora y su pequeña hija, que serían nuestras compañeras de viaje. Ni una palabra. La mujer acomodó a su niña y nos fuimos todos a dormir en medio de un aire místico, desconocido.

En este primer recorrido el paisaje fue más bien de pueblos, muchos árboles y llanura, las estaciones bastante vacías y cada tanto algún recambio de pasajeros.

Por la ventana.

Comimos nuestras sopas y fideos, tomamos mucho mate, jugamos incansablemente a las cartas y 28 horas después llegamos al primer destino.

Acompáñanos en nuestros posteos
del recorrido por el Transiberiano haciendo click acá!

Vendedoras de la estación en Mongolia.
Mate, galletas y cartas todo el día.
Viajar en tren es una de las razones por las que amamos viajar.

Acompáñanos en nuestros posteos
del recorrido por el Transiberiano haciendo click acá!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *