Múnich, el lúpulo de Baviera

La ciudad de los monjes, según la etimología del nombre alemán, capital del Estado Libre de Baviera, según la historia occidental. Múnich, para nosotros, la ciudad de Europa en donde más frío pasamos y menos abrigo llevamos. Una combinación perfecta entre la cultura alemana, la tradición bávara y la modernidad. Cerveza, cerveza, cerveza y un poco más también para recorrer y conocer esta ciudad medieval con mercados, una iglesia endemoniada, tabernas subterráneas, sede del festival de cerveza más acudido del mundo y con castillos de torres angostas y empinadas como puntas de sombreros.

FACHADAS DE BAVIERA.


POR EL CASCO HISTÓRICO.

AYUNTAMIENTO EN LA MARIENPLATZ / PLAZA DE MARÍA.

Cómo llegamos a Múnich

Visitamos esta ciudad luego de nuestra estadía en Berlín. Llegamos aquí en tren, súper rápido y cómodo. La distancia es de aproximadamente 580 kilómetros. En el recorrido se pasa por la ciudad de Nuremberg, pero en esta ocasión no pudimos visitarla. Tomamos el tren de la empresa alemana DB Bahn (tiempo de viaje: entre 4 a 5 horas, según el tren que tomes), pero también se puede llegar a Múnich en bus, aunque te llevará un poco más de tiempo.

Una de las aplicaciones que siempre usamos para calcular rutas cercanas en Europa es GoEuro: te localiza formas de viaje en bus, tren y avión para que puedas comparar qué te conviene. Las estaciones en ambos destinos son fáciles de localizar, son la estación Central de Berlín y la Central de Múnich. Si viajas desde Berlín saldrás hacia el sur del país por la estación central HBF Tief, es decir, en el nivel bajo de la Estación Central, en donde se ubican las plataformas 1 a 8.

CUANDO TE PONÉS TODOS LOS GORROS Y BUFANDAS JUNTAS.

Visitar Marienplatz, el nuevo ayuntamiento

Una vez instalados salimos a recorrer la ciudad. Lo primero que vimos fue la Marienplatz, el nuevo ayuntamiento de Múnich. Es el centro neurálgico de la capital en donde se celebran eventos y acude la gente como punto de encuentro.

En el centro de la plaza se encuentra la columna de Santa María, es el símbolo de la victoria alemana sobre la peste y las guerras. De aquí su nombre como podrán ver. Además, sobre la torre central del ayuntamiento se encuentra el carrillón: estas son figuras que bailan la danza Cooper todos los días y en distintos momentos. Notarás cuándo aparecen porque las miradas suben hacia allí inmediatamente y los celulares para filmar el evento. Esta danza es también símbolo del festejo alemán por el fin de la peste de 1517.

COLUMNA DE SANTA MARÍA.

Degustar el mercado de la ciudad: Viktualienmarkt

Muy cerca de aquí se encuentra el mercado Viktualienmarkt: un sitio único para comprar productos alemanes y recuerdos locales. Tiene un relajante patio cervecero y buena comida alemana para probar. Lo que nos pareció llamativo de este lugar es que posee un tótem en su plaza central. Las figuras que lo decoran representan las artesanías, las manufacturas y el comercio alemán. Son de tradición celta y es común verlos en mercados alemanes.

LAS FIGURAS DEL MERCADO.
DE PASEO POR EL VIKTUALIENMARKT.

Conocer la historia de este lugar…

Te recomendamos hacer un tour por la ciudad, para tener un primer contacto con la historia y los lugares que verás en tu estadía. La mayoría de los tours comienzan desde el ayuntamiento en la Marienplatz, y te muestran los sitios más conocidos de la ciudad, para que luego puedas por tu cuenta salir a recorrer o volver a los sitios que más te llamaron la atención. Múnich es una ciudad relativamente pequeña por lo que es posible recorrerla fácilmente caminando.

En cuanto a su historia, Múnich es un lugar importante para la historia del arte alemán y la arquitectura, si te interesa este aspecto de la ciudad te recomendamos visitar el barrio de Schwabing en el que desde el siglo XX residen artistas y tiene un aire más bohemio y cultural. En una vertiente política podemos destacar que en Múnich se forjaron los pasos de la República de Weimar, aquel momento político que siguió a la Primera Guerra Mundial, y luego del cual la ciudad pasó a formar parte como sede central y foco del partido nacionalsocialista con Hitler en primera línea. Después de la guerra, la ciudad fue reconstruida y desde entonces se enfocó en el turismo y la industria. Es reconocida en el mundo por la cantidad de cerveza que se toma y por la zona cercana de gran plantación de lúpulo conocida como “oro verde”. Es que Alemania, junto a otras naciones en el mundo, de la que no se excluye nuestra Patagonia argentina, es la mayor productora de lúpulo y con un gusto muy particular en la aclamada cerveza Munich Helles.

Si de cerveza se trata

Hace poco, y en una cata de mujeres cerveceras, aprendimos que en Múnich se había instalado la Ley de pureza de cerveza alemana hacia 1517 (la Reinheitsgebot). Esta ley, impulsada por Guillermo de Baviera, indicaba que la cerveza se constituía únicamente por tres ingredientes: agua, cebada y lúpulo. ¿Todavía estás pensando que nos falta? Pues sí, la levadura.

En ese entonces conseguían, a partir de otros mecanismos, el resultado de la fermentación, y la ley permitió favorecer, obviamente, a los comerciantes de los dos ingredientes necesarios (la levadura aún no existía). Si probas una cerveza realmente alemana notarás que tiene un fuerte sabor a trigo, es que entonces sigue rigiéndose bajo el precepto de la ley primera de tres únicos ingredientes.

Pero volvamos a la ciudad y continuemos con nuestro recorrido de la mano de otra cerveza porque al mediodía o a la noche, o simplemente todo el día, podes parar por unas birras y salchichas alemanas en la Hofbrauhaus.

Una estadía de litro para cada uno en la histórica Hofbrauhaus

Esta cervecería continúa con su tradición desde 1589, cuando nació como una cervecería real, y sus mesas fueron centro de reunión de políticos y personajes de la historia alemana. Lo interesante de visitarla es notar los lockers que hay dispuestos para los clientes frecuentes, los vasos enormes con el logo HB, la música en vivo, la variedad de comida para probar y las meseras con el típico atuendo alemán, el dirndl. Además, posee una fascinante ambientación medieval y los escudos bávaros ofrecen un recorrido único. Mirá hacia arriba para apreciar la pintura de los techos y la simbología que esconden cada una de sus esquinas.

Esta cervecería se encuentra en la calle Platzl 9, abre a las 9 hs y cierra alrededor de las 23.30 
todos los días.

LA FAMOSA CASA DE CERVEZA DE BAVIERA, HOFBRAUHAUS.

TESTEANDO LA CASA.

Otros sitios para probar cervezas

  • Biergarten en el mercado: el patio cervecero que se encuentra al lado de la plaza del ayuntamiento. Muy bueno para probar cervezas y comidas. En Viktualienmarkt 9. Suele abrir de 9 a 22 hs todos los días.
  • Fábrica Augustiner-Bräu: una de las fábricas más antiguas, del siglo XIV. Buena escapada para salir del centro y de los bares comunes. Esta fábrica se encuentra a metros de la Estación Central de tren. Para más info podes visitar su página oficial: https://www.augustiner-braeu.de/en/home.html
  • Augustiner Bräustuben: de barrio y más barato. Un verdadero sitio local para sentirse dentro de la antigua Baviera. También se encuentra muy próxima a la estación de tren y podes chequear más info y hacer reservas en: http://www.braeustuben.de/en/

La Catedral Nuestra Señora de Múnich

Otro de los espacios que visitamos mientras hicimos un tour por la ciudad fue la Catedral de Nuestra Señora de Múnich: es interesante por su arquitectura y porque es un ícono cultural de Alemania. Dentro hay obras de artistas reconocidos y también un mausoleo a Luis IV de Baviera (el mismo que te contamos estableció la ley de pureza en cerveza). Al ingresar se encuentra la pisada del diablo.

Se cuenta que el diablo vino a reírse del arquitecto que, a simple vista y de frente, parecía haber construido una iglesia sin claristodios, ni ventanas. Al notar que era solo un juego arquitectónico, abandonó el lugar dejando su huella que hoy está muy cerca del ingreso.

CATEDRAL NUESTRA SEÑORA DE MÚNICH.

La entrada triunfal de la Odeonsplatz

Continuamos nuestro recorrido acercándonos a la Odeonsplatz, que es la zona política y burocrática de Baviera. Plazas con banderas y una ideada entrada triunfal hacen de este sitio el lugar del nacimiento de Baviera y, lamentablemente, luego, del nazismo. Se llama así, Plaza del Odeón, porque antes había una sala de conciertos en el lugar. Se destacan aquí el Templo de los Generales, en donde sucedió el famoso Putsch de Múnich, un levantamiento para tomar el poder por los precursores del nazismo. Este Templo es de origen italiano. Si has estado en Florencia, notarás la similitud con las salas abiertas con esculturas.

Además, aquí se encuentra la Iglesia de los Teatinos y el jardín italiano Hofgarten. Este Jardín fue el voluminoso sitio de recreo de la corte y hasta hoy un verdadero pulmón de la ciudad. Dentro tiene un Templo dedicado a la Diosa Diana, pero lo más llamativo de este jardín es que se comunica con otro jardín: el jardín inglés. 

ETERNOS GUARDIANES EN LOS ALREDEDORES DE LA ODEONSPLATZ.

A solo dos cuadras de la Odeonsplatz se puede visitar la Residencia. Esta fue la casa oficial de los monarcas bávaros ¡y es un palacio enorme! Es un sitio importante para la cultura y la tradición bávara.

La entrada sale 7€ y te venden un combo para ingresar a los Tesoros y el Teatro Cuvilliés por unos euros más.

BIENVENIDOS AL JARDÍN INGLÉS, UN GRAN PASEO CON UN CANAL EN EL CENTRO Y ARDILLAS POR TODOS LADOS.

LA OLA.

Una ola en medio de la ciudad

Y cómo no hablarles de la OLA de Múnich. Es que en medio del jardín no pasará desapercibida esta ola artificial en la que diariamente, a menos que las condiciones climáticas no lo permitan, un grupo de aficionados al surf demuestran sus habilidades en el jardín.

Entre otros sitios es posible visitar la Villa Olímpica que fue utilizada durante los JJOO de 1972. El Olympiapark es un gran pulmón verde y sitio de recreaciones deportivas. Dentro se encuentra un estadio, pistas de hielo y de ciclismo y una pileta olímpica. Recibe anualmente muchísimos visitantes porque es un sitio agradable para descansar y es diferente arquitectónicamente a la ciudad antigua. Es muy fácil llegar desde el centro de la ciudad en tranvía, solo se tardan unos 15 minutos, con la línea U1 hacia Olympia-Einkaufszentrum.

Conseguir una vista alta y abierta en Múnich

Otra iglesia que hemos visitado es la de San Pedro, para subir a su mirador: posee una arquitectura que mezcla lo barroco con lo gótico y rococó, dadas las reconstrucciones y deterioros que sufrió con el paso del tiempo. Lo interesante es subir a la torre para poder tener una de las mejores vistas de la ciudad. Está a solo 50 metros de la Marienplatz.

VISTA DE LA PLAZA DE MARÍA DESDE LA IGLESIA DE SAN PEDRO.

Salidas culturales y museos

Si te interesan las salidas culturales, desde ya que es difícil elegir un museo para recomendar en Múnich porque hay muchísimos y son especializados. Lo bueno es que se encuentran uno al lado del otro en una isla cultural en la zona de Maxvorstadt. Para llegar podes ir en metro hasta Konigsplatz línea U2 o en bus hacia el mismo lado con la línea 100. Las entradas son individuales o combinables entre museos.

PINACOTECAS:

  • La nueva: con obras clásicas y modernas, una colección de gran valor patrimonial para Alemania; la moderna: con obras en papel, fotográficas y gráficas modernas; y la antigua: con obras medievales hasta el siglo XIX, es la más importante en antigüedades alemanas.
  • La Gliptoteca: otro sitio especial dedicado a las esculturas clásicas griegas y romanas. Llamada la “Atenas alemana” este lugar es único. Aunque solo lo recomendamos para los interesados en el tema porque de lo contrario te resultará agobiante.
FACHADA DEL TEATRO NACIONAL.

CAMINANDO HACIA LOS MUSEOS.

Visitas cercanas y tips RBF

-Castillo de Neuschwanstein: ideado por Luis II, el rey loco, se encuentra en un paisaje increíble, que inspiró a Disney a crear el castillo de la Bella Durmiente. Se encuentra a 130 km de Múnich y es posible ir viajando por tu cuenta.

Campo de Concentración de Dachau: uno de los más representativos para lo que fue el régimen nazi por su ideario y cercanía con la capital de Baviera. En nuestra visita recorrimos este sitio y te lo presentaremos en nuestro próximo posteo.

-Para hacer compras te recomendamos ir a la Leopoldstrasse: una calle ubicada en la zona más bohemia con bares y lugares para comer.

-Si te queres llevar un recuerdo original de Baviera prueba con jarras de cerveza o los atuendos tradicionales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *