Ekaterimburgo, a un saltito entre Europa y Asia

Caminando por el parque junto al río Iset.

28 horas después de subir al tren en Moscú llegamos
al primer destino: Ekaterimburgo.

En este post te presentamos los sitios más destacados para recorrer esta ciudad y algunos datos útiles si venís viajando en el transmongoliano o si caiste sin mucho planearlo.

Dónde hospedarse y datos útiles

Lo ideal si venís en el tren es alojarte cerca de la estación para no tener que andar moviéndote de un lado para otro con el equipaje. Sobre todo porque el tren a Ekaterimburgo llega a la noche, tarde, alrededor de las 23 hs, y te ahorrarás ir caminando sin rumbo en una ciudad desconocida. Como tiempo estimado para estar aquí te recomendamos un día y medio como máximo. La ciudad es pequeña y fácil de caminar.

Nosotros nos hospedamos en el hotel NN18. Está a unas 15 cuadras de la estación de tren y para llegar nos tomamos un uber porque no queríamos caminar tan tarde y estábamos un poco cansados.

El hotel NN18 está ubicado en Ulitsa Nikolaya Nikonova, 18, y además de tener fácil acceso a la estación de tren, tiene a tan solo 200 mts. una parada de tranvía. Este hotel lo recomendamos porque tiene una estadía de 24 hs full: sin importar a qué hora ingreses te podes quedar un día completo. Una genialidad ! Muy bueno sobre todo para quienes viajan en tren porque llegas y salís en horarios fuera de los comúnmente establecidos para los hoteles, pero podes aprovechar al máximo tu estadía.

Ekaterimburgo fue una de las sedes del Mundial 2018 y es de las más importantes en la industria y el comercio de los Urales. Está ubicada en la zona asiática del país.

Movilidad: Hay una línea de metro que conecta de sur a norte la ciudad, buses y tranvías. El metro tiene una estación que pasa por la estación de tren. El pasaje en metro sale 23 Rublos por viaje aprox. La estación de tren central está a 2,5 Km del centro y se llama Ekaterinburg-Passazhirs.
Ubicación: Vokzal’naya Ulitsa, 22.

Diferencia horaria con Moscú en Ekaterimburgo: 2 horas más. Esto es importante tenerlo en cuenta ya que todas las partidas de tren dentro de Rusia tendrán el horario de Moscú como referencia. Así que al horario que figure tendrás que sumarle dos horas más para ubicarte en tu lugar actual, pero restarle dos para saber cuándo sale/arriba el tren.

Recomendado para recorrer la ciudad: Por el centro histórico encontrarás en las calles una línea roja que si la seguís podrás caminar por los principales puntos de interés por tu cuenta. Es una buena iniciativa de la comunidad para que puedas ir paseando y conociendo todos los puntos más importantes. Lo único negativo es que hay zonas en donde las líneas están bastante despintadas y se complica seguir, pero el camino es simple, y podrás reubicarte en seguida.

Comer en los Urales

Los famosos pelmenis. Son una especie de ravioles, si se quiere llamar de alguna manera. Llevan una masa de harina, huevo y leche, y en su interior un relleno de varias carnes. Es una comida muy calórica y pesada para poder mantener la panza caliente y llena en invierno.

Pero los pelmenis no son los únicos, hay una gran variedad de pastas rellenas llamadas pirogi, vareniki y kulebyaki. Lo llamativo para quienes son vegetarianos es que estas variedades pueden ir rellenas de queso y verduras locales. También es muy típica la sopa okroshka que se compone de verduras de estación y cortes finos de carne.

Nuestro recomendado para comer: Resto Kuznya en Mel’kovskaya Ulitsa, 3. Un sitio del que pocas palabras entendimos en su momento, pero con unos platos exquisitos y un decorado entre soviético y vikingo. Vale la pena para comer en un sitio más local. Les dejamos la página web por si gustan saborear algo nuevo en los Urales: https://www.gorn66.ru/

Las delicias que probamos: pollos con verduras,
hongos y arroz.

Qué hacer en Ekaterimburgo

Ekaterimburgo es una ciudad muy comercial e industrial del lado oriental ruso. Sí, tan solo veinte y pico de horas después de subir al tren ya estábamos en esta ciudad más asiática que europea, conocida por ser el punto de contacto entre Europa y Asia. Es un centro educativo, cultural y de investigaciones muy grande para la región de los Urales, destacándose por su Universidad Politécnica, la primera de la zona, y por ser una de las más pobladas y con mayor movimiento metalúrgico, comercial y turístico.

Esta ciudad creció muchísimo más cuando durante el reinado de Catalina II se construyó lo que actualmente conocemos como la ruta del transiberiano. Esta larga ruta en tren lograba conectar el lado europeo de Rusia, con la blanca Siberia, llegando hasta la desconcertante China. Las verdaderas puertas rusas hacia Oriente. Es por este paso de un lugar a otro que la ciudad se convirtió en un punta pie de dos continentes y en una esponja de asimilación de nuevas culturas y tradiciones.

Además, esta ciudad se hizo famosa por ser el último destino al que fue llevada y en donde fue asesinada la familia real de los Romanov (zar Nicolás II) en 1918: última dinastía de Rusia en el contexto de la segunda fase de la revolución rusa o época bolchevique.

Como si no fuera suficiente, Ekaterimburgo posee una gran vida cultural y literaria, sus museos son reconocidos en todo Rusia por el valor de su colección, sobre todo aquellos que poseen objetos de las primeras civilizaciones y culturas. Para acercarte a este aspecto de la ciudad solo necesitas caminar y oler su bohemia en el Distrito Literario.

Si bien creíamos que nos encontraríamos con una ciudad más bien antigua y clásica, nos tropezamos con una ciudad moderna, con edificios altos y rascacielos, y con muchos negocios y avenidas modernas. Su avenida principal se llama Lenín, como muchas veces sucede en Rusia, y se trata de una arteria de unos casi 5 km, que al recorrerla tendrás otra forma lúdica de conocer lo principal del lugar.


Nuestros destacados en la ciudad

Paseando por la ciudad con fachadas coloridas y veredas anchas.
El tranvía se abre paso por la avenida Lenín.

A orillas del río. Paseando por uno de los tantos bosques que hay.
Memorial a los Caídos en la Segunda Guerra Mundial. Imponente. En los diferentes muros hay inscripciones 
de nombres y fechas.
La Iglesia sobre la Sangre en honor de todos los Santos 
(nombre no le falta!)

Nosotros la acotamos en: Iglesia de la Sangre. Es una bella iglesia ortodoxa dedicada a los mártires de la familia Romanov. La iglesia se construyó en la antigua casa en donde fueron asesinados. Es común ver en Rusia y otros lugares de Asia esta tradición de construir iglesias sobre tumbas, y es por esto que se suelen llamar “sangre derramada” o bien tomar el nombre de la persona o santo enterrado.

La finalidad de la iglesia es, también, conmemorar la canonización de la familia Romanov, realizada en 1981. Dentro hay fotografías y recuerdos de la familia. Al ser personajes históricos canonizados es que podemos encontrar retratos o pinturas de los Romanov santificados dentro de muchísimas iglesias ortodoxas.

Casa Sevastianova.

La Casa Sevastianova es una imagen recurrente de Ekaterimburgo por su estilo ostentoso, que resalta sobre la ciudad, y por sus tonalidades verdes y coloradas. Fue durante el siglo XIX un Palacio junto al río, y es actualmente conocida como la Casa de los Sindicatos.

Con el señor banquero.

Por la ciudad irás descubriendo estatuas dedicadas a héroes y personajes de los Urales. Entre las más destacadas están la estatua de los hermanos idearios del cinematógrafo, los Lumiere; al escritor Pushkin; a la amistad, representada con un señor, un caballo y un perro; y al inventor de la bicicleta, Artamonov. Cuando viajamos no sabíamos que iríamos descubriendo estatuas y recién cuando volvimos al hotel pudimos chequear de quiénes se trataba en cada caso. Los invitamos a jugar y descubrir más estatuas por las calles.

Entre otros de los lugares para visitar en Ekaterimburgo te recomendamos el Museo geológico de los Urales y el Museo de Bellas Artes (abre de 11 a 19 hs y cierra los lunes). También, entre varias iglesias para visitar, está la iglesia de la Ascensión, un espacio importante para los ortodoxos locales.

Junto al río Iset, espacio dedicado a The Beatles.
Nos vamos al punto de frontera.
En los alrededores del punto de inflexión.

Ir a la frontera entre Europa y Asia

Hay que saber que esta frontera es limitada, porque la frontera es en sí natural y enorme, imposible de delimitar tan fácil. Simplemente este punto se utiliza como marca de inflexión simbólica.

Te recomendamos ir hasta allí en uber o compartir taxi, porque tendrás que alejarte del centro unos 30 minutos en auto hacia este pasaje urbano que se encuentra en una zona muy incómoda para visitar. Está junto a la carretera que une Pervouralsk con Ekaterimburgo, y solo se accede en auto.

Ubicación: Moskovskiy trakt 17 km, 2, Yekaterinburg, Rusia.


Para nosotros llegar hasta aquí fue parte de que el camino hacia ASIA había comenzando. Recomendamos ir y empezar a tener contacto con esos enormes árboles rusos, con la tierra oriental y con lo que se viene: Nobosibirks o ciudad nueva de Siberia! Allá vamos. Gracias por acompañarnos.

Monumento QWERTY. Sí, un teclado inmenso en medio del parque
y dícese del teclado más grande del mundo.

Si queres tener info sobre cómo prepararte para el transmongoliano y cómo fue este primer recorrido en tren ingresa a nuestro posteo iniciático.

Volvemos al tren. Próxima parada: Novosibirsk.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *