La perla del Danubio – Buda y Pest

Con un día soleado y el cumpleaños de Lau por delante, dejamos Cracovia en un tren nocturno hacia Hungría, Budapest. Salimos pasadas las 22 horas y llegamos, diez horas después, a la capital de Hungría. Puedes reservar el ticket desde la página oficial de Polonia de trenes, aún si haces el recorrido a la inversa: https://www.polrail.com/en/krakow-budapest-train-travel Al ser un viaje nocturno y con cama, dormimos muy cómodos, las paradas que hizo fueron breves y el tren silencioso. Llegamos a la Estación Central de Budapest-Keleti (Este), que es la principal para viajes internacionales y de larga distancia. Está muy bien conectada con el resto de la ciudad porque ahí mismo puedes tomar el Metro Línea 4 y hay un tren que conecta la estación con el Aeropuerto Internacional de Budapest.

Listos para partir, conseguimos descuentos en segunda clase así que viajamos en compartimiento privado de 2. ¡Todo un placer viajar así! La tapa que ves allí es rebatible y debajo tenía un set de higiene de baño, una mini canilla y toallas.

Budapest es la capital de Hungría y dada su multiculturalidad y grandeza como imperio en la historia mundial y de Europa, es una de las ciudades más destacadas de este país.

BUDA MÁS PEST: una suma de dos orillas que se unen a través de puentes y crean la mezcla precisa entre una ciudad noble, de la realeza y la elegancia, frente a una ciudad más bohemia, de los comercios y el ruido. Es una ciudad de aires juveniles, a la que acuden muchos estudiantes universitarios de todo el mundo para estudiar. Notarás que muy pocas personas hablan húngaro y que casi todo está disponible en inglés.


Aquí te presentamos el Parlamento de Budapest junto a la Basílica de San Esteban. Dos emblemas de Budapest que no puedes dejar de visitar. Sí, es inmenso. Es que es el tercer parlamento más grande del mundo y con una iluminación nocturna que destaca sobre el Danubio. Esa noche dimos un paseo en barco por el Danubio y sacamos esta foto, hoy un recuerdo que les compartimos.

Del paseo en barco, la mejor vista que ilumina toda la ciudad.

DE ESTE LADO DEL DANUBIO

BUDA Y OBUDA (LA VIEJA BUDA)

Elevada en una gran colina, Buda nos ofrece a la vieja Hungría, noble y robusta. Del lado de Buda encontramos bosques, pendientes y el Castillo de la Ciudad. Luego de varias reconstrucciones por el pasar de la historia, hoy conserva un estilo neo-barroco del siglo XX.

Nos tocó día de lluvia por lo que recorrimos menos al aire libre. Llovía muchísimo.

Subir al Castillo de Buda:
– Puedes ir en funicular desde el Puente de las cadenas con un valor aprox de €3 o en metro hasta la estación Széll Kállmán y allí el bus 16, más económico. El funicular funciona desde 7.30 am a 22hs.

Otra de los sitios que verás desde la colina es la Gran Galería Nacional, la Biblioteca Széchenyi y el Museo de Historia de Budapest. Todo este complejo forma parte de la colina y es gratuito recorrerlo por fuera. Cada museo tiene una entrada individual.  Además, una vez allí puedes comer en alguna de las cantinas locales, en donde ofrecen menús muy económicos de platos típicos, como el goulash, ideal para un mediodía de invierno como el nuestro. Por último, en Buda se encuentran los hermosos baños termales y las piscinas.

Dato de color: Chequeá el calendario, en el mes de agosto se organiza la Sziget Festival: un evento musical enorme y muy popular en Hungría.

Del otro lado del Danubio, cruzando por el Puente de las Cadenas.

DEL LADO DE PEST

Para comenzar nuestro recorrido por este lado de la ciudad hicimos un Free Walking Tour por los lugares más emblemáticos, y, luego, también, tomamos un tour llamado “Tour comunista”. En este último recorrimos los edificios antiguos y los remodelados, así como zonas características de la época del comunismo en Budapest. Nos pareció interesante conocer un poco más sobre el pasado de esta ciudad, que en parte ya se dejaba ver por su arquitectura y espacios abandonos.

Entre algunas de las huellas que la historia dejó en Budapest hoy encontramos los famosos bares de ruinas: estos son edificios antiguos, casi siempre complejos de viviendas, que han sido abandonados y hoy son redecorados y renovados en bares. Es posible encontrar en un bar muchos bares dentro y decoraciones domésticas, ya que se utiliza todo lo que fue encontrado y abandonado como parte del lugar. Realmente visitar estos bares es increíble, la mayoría se encuentran en El Barrio judío (Distrito VII).

El bar que recomendamos es Szimpla Kert, Jardín Simple. ¡Fíjate en la entrada hay una máquina de fotos gratuita! Puedes llevarte tu propio recuerdo del bar.

Instantánea nocturna en Szimpla Kert, Jardín Simple.

Otro de los emblemas, que ya les hemos presentado, es El Puente de las Cadenas. Veinte años llevo construir este puente y fue inaugurado en 1849. Después de ser volado por los nazis para bloquear el paso y la comunicación entre cada orilla, fue restaurado a nuevo en 1949.

Si sales a recorrer las calles húngaras, te recomendamos caminar por la Avenida Andrássy y la Calle Váci Utca. Al final de la primera avenida, declarada Patrimonio de la Humanidad, se encuentra la Plaza de los Héroes: las estatuas de la plaza conmemoran a las Siete Tribus que crearon Hungría.

Plaza de los Héroes.

En frente encontrarás el Museo de Bellas Artes, este merece una visita.
– Cómo llegar: metro 1, estación Plaza de los Héroes.

Luego de la Plaza de los Héroes puedes ir a conocer otro de los sitios imperdibles de Budapest: los balnearios. Con un estilo neogótico, remodelado en 1913, encontramos el Balneario Széchenyi. Es uno de los más antiguos y grandes de Europa. Las entradas las venden en las taquillas de la puerta. Tienes que llevar tu bañador y estar listo para recorrer 15 piscinas por dentro y fuera de un edificio increíble. Es como si hubiesen decidido llenar de agua un museo.

Como un museo-pileta.  / Lau en las inmediaciones de la escalera.
Una de las piletas externas, lo más pintoresco del lugar por el contraste de tonalidades y la bruma del agua al chocar con el clima frío de afuera.

LA ÓPERA DE BUDAPEST

Sobre la Av. Andrássy se alza este edificio neo-renacentista construido entre 1875 y 1884, por encargo del emperador de Austria y rey de Bohemia, Francisco José I.
Para recorrerla puedes ingresar con visitas guiadas o comprar un ticket para ver una obra. Desde óperas, ballets y conciertos, recomendamos asistir a un espectáculo para apreciar la acústica, los frescos y los ornamentos antiguos del lugar.

Vista desde el palco superior. Fuimos a ver una ópera, una experiencia sublime.

Para llegar:
– Bus 105 o el Metro 1, en ambos descender en estación Operaház.

Visitas guiadas:
– A las 15 y 16 hs, las visitas se dan en distintos idiomas.
No te puedes perder este ícono de Hungría, hay entradas económicas para estar parado o verlo desde lo alto, ¡no tienes excusa!

Mercado Central y ¡la paprika por todos lados!

Entre las actividades que podes realizar en Buda está visitar el Mercado Central: edificado en 1987 para control de la calidad y de los precios de los alimentos, sufrió daños y fue refaccionado en varias oportunidades. Finalmente, en 1994 adquirió la forma reacondicionada como lo vemos hoy. Es uno de los mercados cerrados más grandes de Europa.

– El horario promedio de apertura es de 6 am, y de cierre, 18 hs. No abre los domingos y los sábados cierra a las 15 hs.
-Se puede conseguir comida a precios económicos y condimentos, productos típicos de Hungría.

Aquí una de las típicas estatuas de oficios de Europa Central y Europa del Este, en esta, el famoso pintor húngaro de estilo realista, Roskovics.

¿Conocés los juegos de escape ?

Pues cuando visitamos Budapest fue un imprescindible. Estos desafíos grupales nacieron en 2006 en EEUU, pero fue en Europa, y precisamente en Hungría, en donde conocieron su sitio. El primero y famoso, llamado Para Park, fue creado en 2011. Budapest es un sitio ideal para realizar esta aventura, ya que saca valor a sus edificios abandonados y laberínticos para poder generar un gran efecto misterioso.

Nos despedimos de Budapest, pero no de Europa del Este. Los dejamos con esta imagen del hermoso tranvía húngaro que pasa a orillas del Danubio, elevado, casi como una estrella fugaz con horario marcado sobre la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *